El legislador Guillermo Alaniz de León evidenció el desabasto de medicamentos y crisis que se registran en el sistema de salud pública, así como de la escasez de camas para pacientes y servicios básicos para los derechohabientes.
El panista dijo que este recorte significativo al sector salud, “no tiene lógica, ni sentido común”, pues viola los derechos humanos “y sólo forma parte de los disparates de la ‘cuarta ocurrencia’”.
El coordinador del GPPAN-PRD, calificó esta situación como grave, y más cuando el presidente de México decidió destinar grandes recursos económicos para la promoción del beisbol y “cero para la atención del cáncer de mama”.
Sobre este posicionamiento, su homólogo José Manuel González Mota de MORENA, dijo que la austeridad republicana no está aliada con la corrupción y afirmó que el destino de los recursos no está sujeto a caprichos.
Pidió reflexionar sobre los apoyos que ahora se les brindan a los “jóvenes que no tienen oportunidades de estudiar o trabajar, a los adultos mayores, o a los lecheros que no podían competir en el mercado por el modelo económico neoliberal y que hoy tienen precios fijos y en su beneficio.
En tanto, la diputada del PRI Elsa Landín Olivares, señaló que el propio presidente de México aceptó que hay desbasto de medicamentos en los hospitales y en los servicios básicos.
Asimismo, le pidió a su antecesor en el uso de la palabra, reflexione o le pregunte a los jóvenes que si reciben un apoyo para capacitarse y cómo les ha ido a partir del 1 de diciembre de 2018, que les fue cancelado su derecho al Seguro Popular, sólo porque el presidente decidió no seguir con ese programa de salud.
Finalmente, la legisladora priista lamentó que este gobierno en vez de intentar solucionar esta situación, la esté agravando. Guillermo Alaniz insistió en que “con la salud no se juega, ni se negocia, ni se lucra”.