La diputada Norma Zamora Rodríguez afirmó que en la zona ferial constató que durante un “espectáculo” en un stand se cometió violencia de género en detrimento de la mujer.
Por ello, pidió a las autoridades unir esfuerzos para realizar operativos de manera coordinada y eficiente, en aras de inhibir el maltrato y discriminación a las mujeres y toda persona que acude a dichos eventos en entornos públicos y familiares; “los comediantes y demás actores, no deben agredir a las mujeres durante su show”.
Ayer, en sesión del Congreso, se aprobó su propuesta para que el Congreso exhorte al titular del Consejo Nacional para Prevenir La Discriminación, (Conapred) y al titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), para que intervengan con apego a sus facultades en los espectáculos, eventos masivos y culturales dentro del perímetro de la verbena, y tengan como objetivo el inhibir la discriminación y el maltrato tan evidente que existe hacia las mujeres y toda persona que acude a dichos eventos.
Lamentó que ese tipo de espectáculos, se realicen en lugares de esparcimiento para toda la familia y no en lugares específicos en los que sólo acudan personas mayores de edad.
“Se ha avanzado; sin embargo, debemos seguir trabajando en darle a la mujer el respeto que se merece y dignificar su papel como ama de casa, profesionista o cualquier otro ámbito en el que se desarrolle. La inequidad, la falta de oportunidades, la violencia, la ignorancia, la pobreza y las muertes evitables, entre otras cuestiones relevantes, siguen afectando a las mujeres en nuestra sociedad”, añadió.
Comentó que es innegable que aún existen situaciones de gran atraso que afectan la incorporación plena y con dignidad, de la mujer a la vida nacional. “No es posible aceptar que tengan una menor remuneración salarial que la que reciben los varones en los mismos empleos; y no puede aceptarse el descuido en las políticas de salud que permiten la existencia de cifras elevadas en la mortalidad materna o en los embarazos de las adolescentes”.
Añadió que nadie puede permanecer indiferente ante el alarmante crecimiento de la trata y de la esclavitud sexual de las mujeres. Los niveles de discriminación que sufren son muy altos, intolerables y su aumento constituye una señal de alerta que debe ser atendida con la mayor urgencia y seriedad.
“Las niñas, mujeres, jóvenes y adultas en edades avanzadas viven un infierno constante al sufrir algún tipo de violencia, prácticamente todas en algún momento de su vida han sufrido violencia o han experimentado amenaza por el simple hecho de ser mujeres”.

¡Participa con tu opinión!