Al trascender la noticia de la orden de aprehensión girada en contra de quien hasta hace algunos meses fungía como sacerdote, a razón de su probable comisión en los delitos de violación, corrupción, abuso sexual y atentados hacia un menor de edad, el vicario general de la Diócesis de Aguascalientes, Javier Cruz Muñoz, dio a conocer el posicionamiento del Obispado y dejó en claro que no se solaparán delitos ni actos de corrupción cometidos por algún sacerdote.
Cruz Muñoz dijo que hace algunos meses, al tener conocimiento de la posible comisión delictiva, se aplicó el protocolo previsto para estos casos conforme exigen las normas de la Iglesia; inmediatamente se dio conocimiento a la Fiscalía General del Estado, para que iniciara una carpeta de investigación, que permite esclarecer los hechos referidos.
Y como medida cautelar, agregó, se suspendió al sacerdote de cualquier actividad ministerial; se tramitó ante la Santa Sede la dimisión definitiva del estado clerical, sin que esto impidiera el curso fijado por la Fiscalía, dependencia con la que se ha colaborado con toda la información solicitada, respetando el tiempo, forma y secrecía de su proceder, para no entorpecer sus indagaciones. “La Fiscalía ha encontrado elementos suficientes para iniciar un proceso penal, con la conocida orden de aprehensión”, indicó.
“Expresamos nuestro compromiso con las autoridades civiles, confiamos en que con apego a derecho se resolverá este caso y se pueda fincar la debida responsabilidad. Mostramos nuestra solidaridad, con todos los que en estos momentos sufren por esta lamentable noticia y los instamos a confiar en el veredicto que en su momento emane del proceso penal”.
“Refrendamos nuestro compromiso con la Iglesia Diocesana y con la sociedad en general. Ante hechos comprobados de acuso sexual cometidos por un clérigo, mantenemos la postura de Tolerancia Cero y velaremos en la rigurosa aplicación de de los protocolos existentes, como hemos hecho en este caso”.
Asimismo, comentó que trabajarán de manera firme y clara en su ineludible responsabilidad de salvaguardar la integridad de los menores de edad y de los adultos vulnerables.
El inculpado se desempeñaba en el fraccionamiento Haciendas de Aguascalientes.