La actual administración municipal ha sido más directa en señalar errores, omisiones y desidias de la concesionaria de aguas, atribuyéndole los problemas que resienten diversos sectores por falta del líquido, y esto ha generado que la tenga amenazada de que no se ratificará el permiso.

Lo que para algunos es una actitud estimable al estar en defensa de los aguascalentenses, para otros es motivo de reflexión, porque de la misma manera que se pone a la compañía como la mala de la película, se omite que año tras año el Gobierno de la ciudad destina millones de pesos para la atención de la red de agua potable y la red de alcantarillado.

En estas condiciones, es la única empresa particular en Aguascalientes –y posiblemente del país-, que recibe un fuerte apoyo de recursos públicos, pese a que también es la única que trabaja con grandes ventajas al tener seguro el ingreso mensual que aportan los casi 200 mil usuarios.

Hasta la fecha son un misterio las condiciones en que operan las finanzas de la firma francomexicana, estancándose los intentos de diputados y regidores para que abra los libros. Pasan las legislaturas y los cabildos y ninguno ha sido capaz de que se ventile algo tan elemental como es saber cuánto ingresa y egresa, teniendo en cuenta el respaldo que recibe del erario.

Para el presente año el Ayuntamiento tiene previsto aplicar 100 millones de pesos, que incluyen la perforación de tres nuevos pozos, de acuerdo a la información que dio el director de la Comisión “Ciudadana” de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Aguascalientes (CCAPAMA), José Refugio Muñoz de Luna.

Al mismo tiempo, el funcionario denunció que entre septiembre pasado y el presente mes se han localizado 800 tomas clandestinas, actitud que afecta al conectarse directamente a la red. A nombre de Veolia, que en todo caso es la perjudicada ya que deja de percibir ingresos por ese motivo, Muñoz de Luna afirmó que es injusto que las personas que sí pagan el servicio resientan posibles afectaciones cuando se rompen las tuberías, principalmente al conectarse de manera ilegal a la red.

De no regularizar la situación, mediante el “alta” ante Veolia, amenazó con tomar medidas en contra de esas posturas, con la clausura total de la toma y tener bajo vigilancia el domicilio para evitar que vuelvan a recurrir en ese método.

También lamentó que existan ataques a los pozos de agua y tanques elevados, vandalismo que obliga a realizar fuertes desembolsos en reparaciones y que mientras se logra restablecer el servicio la zona afectada tenga que enfrentar el faltante del elemento.

El titular de CCAPAMA dio a conocer que se avecinan tandeos en diferentes colonias de la ciudad, en virtud de la sustitución de 25 bombas estandarizadas, además de los 3 nuevos pozos y el equipamiento de los que fueron construidos el año pasado, donde el Gobierno Municipal está a la espera de recibir los recursos para continuar con las obras.

La información de José Refugio Muñoz atañe, totalmente, a Veolia, ya que para ello tiene la concesión y es la que debería de ocuparse y preocuparse por el servicio, sin embargo, desde ahora el organismo oficial le ayuda, al adelantar que sólo a ciertas horas habrá agua en varias colonias, con lo que llegado el momento no podrá exhibir falta de atención de la corporación, puesto que la propia autoridad ya dio las razones.

DATOS OPUESTOS

La quietud en que entró el asunto laboral de Nissan presagia nuevas acciones de quienes no están dispuestos a ceder los centímetros que han logrado en la lucha por apoderarse del sindicato, o por lo menos quedarse con una parte de los casi 10 mil afiliados.

Mientras que los disidentes sostienen que son “miles de despedidos”, o que se trabaja bajo fuerte presión, el máximo dirigente obrero del estado, José Alfredo González, aseguró que “no son más de 100 casos”, lo que de ser cierto significaría que el recorte en la nómina perjudicaría en mayor proporción a la planta de Cuernavaca, Morelos.

La cuestión gira en torno a la falta de datos precisos por parte de la empresa, porque hasta ahora no ha definido cuántos son los empleos que se cancelarán en Aguascalientes y en Cuernavaca, lo único que ha ventilado a través del director de comunicación corporativa Herman Morfín, es que serán 1,000 las plazas entre ambas ciudades, ajuste que atribuyó “en respuesta a las condiciones retadoras del mercado en México, así como a factores externos”.

Un informe tan impreciso da pie para que los presuntos defensores de los obreros alimenten la incertidumbre, al utilizar la ocasión para atizarle más a los problemas internos del sindicato, asegurando que la actual dirigencia no los defiende y esto llevará a que queden fuera mil compañeros, cuando la realidad es que desconoce cuántos serán en Aguascalientes.

En defensa de la posición que ocupa como secretario general de la Federación de Trabajadores (FTA), José Alfredo González afirma que el sindicato se mantiene en pláticas con la empresa, principalmente para aplicar diversas acciones con el fin de afectar lo menos posible la plantilla.

Aseguró que aquí no habrá despidos masivos, sino que será menos de un centenar, toda vez que “no nos vamos al número que se dijo por ahí. En el caso de Aguascalientes se está analizando y está viendo la situación del mercado; se está a la espera de que haya una reacción en este sentido y en ese aspecto es como se está manejando. Serían menos de cien trabajadores los que se verían afectados”.

Entre las opciones que planteó la FTA es que se reduzca la producción, “a lo mejor parar una o dos horas por determinados días, o que bajen los costos fijos de la empresa, por ejemplo la electricidad que es muy cara. Se está pidiendo apagar la planta por dos horas y así ahorrar energía y recursos, lo que compensaría un poco lo que se tenga que pagar a los trabajadores. En fin, se están buscando con imaginación las acciones que en momento dado, impacten o peguen más a los trabajadores”.

En relación con los que sean despedidos existen dos criterios, uno es donde se analizan los puestos para hacer la reducción de personal y el otro mediante el retiro voluntario donde se paga el 100% de la indemnización.

De cara a la situación que viven sus compañeros de Nissan, José Alfredo González se mostró optimista ante la voluntad de los directivos de la empresa en apoyar, para que el impacto de la desocupación sea menor y la gran mayoría conserve sus plazas.

Mientras no se llegue el mes de marzo, establecido para ponerle punto final a este programa, seguirá la incertidumbre en Nissan, ya que nadie sabe si será parte de ese reajuste y que se alimenta de los rumores esparcidos por quienes esperan hacerse de la directiva del sindicato, que es el objetivo principal de su lucha, aunque de la parte cetemista confían en que podrán superarse el momento.

OPERACIÓN CANICA

Uno de los programas sociales más nobles que un grupo de la sociedad lleva a cabo en Aguascalientes es brindar atención psico–oncológica a niños y niñas, con la aportación a través de una cadena de restaurantes de la ciudad. El Centro de Apoyo a Niños con Cáncer (Canica) lleva a cabo la campaña para recaudar fondos, que arrancó el 21 de enero y concluye el 16 de febrero y se hace con el apoyo del restaurante Boston Pizzas, que tiene a la venta corazones con un costo de 10 pesos; además, en febrero la misma empresa lanzará un programa de Pizzas de Corazón, donde cada persona que consuma uno de sus producto beneficiará a Canica con 20 pesos. El presidente de dicho colectivo, Roberto Flores Salas, subrayó que en 2018 la agrupación brindó apoyo a 138 personas, beneficiándose a 45 familias de Aguascalientes y en lo que va del año van 5 niños atendidos en los hospitales Miguel Hidalgo y Número 3 del Seguro Social. De lo que se llegue a recaudar con la actividad en marcha, una parte se destinará para incrementar la atención psico-oncológica de los menores, otra para el mantenimiento de las oficinas y para el espacio que tendrá en el HGZ.3 del IMSS. Recuérdelo, es de los organismos que requieren del apoyo de la sociedad en general para hacer posible el tratamiento de los pequeños, que sin esa ayuda difícilmente podrán encontrar alivio.