POR FRANCISCO VARGAS M.

Una oreja de gran peso y por demás importante fue la que cortó el novillero queretano Diego San Román, en lo que fue el segundo festejo (matinal) de la Feria de Pentecostés, de Nimes, Francia.
En esta ocasión el Coliseo registró un tercio de entrada, y se jugaron novillos de la ganadería de Pages-Mailhan, de buena presencia y comportamiento variado, destacando el tercero.
Diego San Román en su primero realizó una faena importante en la cual con capa se gustó y recreó en sus lances a la verónica; mientras que con muleta realizó una faena de gran calado, llena de firmeza y entendimiento, mostrando ese valor a toda prueba que le caracteriza, siendo premiado con una oreja de peso.
En su segundo que no le dio muchas opciones estuvo con entrega y enorme disposición para ser ovacionado.
Francisco de Manuel dio una vuelta al ruedo en el primero de su lote; mientras que en el otro escuchó palmas el joven madrileño.
Raphael Raucoule “El Rafi” fue profeta en su tierra al cortar dos orejas tras una lucida faena; y con el cierra plaza tuvo silencio.