Un agresor sexual fue sentenciado a más de 11 años de prisión, tras ser encontrado penalmente responsable del delito de violación equiparada, cometido en agravio de una niña de 8 años.
El sentenciado fue identificado como Juan Ricardo M. G., quien actualmente se encuentra recluido en el CERESO para Varones “Aguascalientes”.
En una audiencia de individualización de sanciones, un Juez de Control y Garantías lo sentenció a 11 años y 3 meses de prisión, al ser encontrado penalmente responsable del delito de violación equiparada cometido en agravio de una niña de 8 años.
Los hechos que derivaron en esta ejemplar sentencia ocurrieron en el mes de abril del año 2016, en un domicilio ubicado en el municipio de San Francisco de los Romo, cuando Juan Ricardo M. G., aprovechó que su esposa dormía para introducirse a la habitación de su hijastra, a quien le realizaba tocamientos obscenos de índole sexual.
Dicha agresión sexual continuó durante varias semanas, aprovechando Juan Ricardo M. G. que su esposa no se encontraba en la casa.
La pequeñita no podía defenderse, debido a que la tenía amenazada.
Cabe destacar, que la niña era solamente hija biológica de la esposa de Juan Ricardo M. G.
Tras ser detenido por agentes de la Fiscalía General del Estado, el agente del Ministerio Público Especializado en Atención Integral a las Mujeres logró que un Juez de Control y Garantías le dictara auto de vinculación a proceso por el delito de violación equiparada.
Tras concluir el periodo de investigación y en base a las pruebas aportadas por la Dirección General de Investigación Pericial, la Unidad Especializada en Atención Integral a las Mujeres y del Centro de Justicia para las Mujeres se logró que se dictara sentencia.
Fue el jueves durante el desarrollo de dicha audiencia de Juicio Oral, que se dictó sentencia condenatoria de 11 años y 3 meses de prisión, por la comisión de la figura típica de violación equiparada.
Asimismo, se le sentenció al pago de 225 días de multa por un monto de $15,772.50 pesos; así como al pago de la reparación de los daños y perjuicios ocasionados a la víctima, que serán cuantificados en ejecución de sentencia.