Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El sindicato minero que encabeza Napoleón Gómez Urrutia afirmó que ya pagó a sus agremiados una parte de los 55 millones de dólares que Grupo México depositó en un fideicomiso para beneficio de más de 5 mil 202 trabajadores.
El gremio retó a Grupo México, a la Secretaría del Trabajo y al Gobierno Federal en su conjunto, a que desmientan que el dinero ya fue repartido.
REFORMA publicó ayer que la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA) resolvió favorablemente demandas presentadas en el 2006 por trabajadores que alegan que el sindicato no les entregó esos recursos.
Con esto el gremio fue condenado a regresar ese dinero para repartirlo entre los beneficiarios.
“Se dictó un laudo ilegal. El Sindicato es dueño de los recursos y aun así se hicieron los pagos antes referidos.
“Se acredita que no habrá de pagarse jamás la suma de 55 millones de dólares”, advirtió el sindicato en un comunicado.
La organización que encabeza Gómez Urrutia adelantó además que promoverá un juicio de amparo a fin de que se determine la inconstitucionalidad del laudo que se dictó, pues separó juicios acumulados en los que se probó el destino de los recursos.