RODRIGO ÁVALOS ARIZMENDI

EL PARTIDO ACCIÓN NACIONAL ha sobrevivido a varias crisis en su historia de más de 70 años.

Algunas de ellas –las más notables– las seguí muy de cerca. Como ciudadano, fui testigo de la pérdida que el partido sufrió de sus hombres más reconocidos. Y sin embargo, el PAN supo replantearse a sí mismo, hasta llegar a la definitiva adaptación a los usos y costumbres de la política vigente en México. Por eso empezó a ganar –por las buenas o por las malas– algunas gubernaturas. Y por eso, llegó a la Presidencia de la República. Según veo yo las cosas, el PAN no había pasado por ninguna crisis histórica de tan hondas repercusiones como ésta.

Hoy, partido a la mitad –entre calderonistas y maderistas– el PAN de Gustavo Madero, enfrenta su peor pesadilla. Las broncas le saltan hasta en el extranjero. Tal vez los problemas, individualizándolos, no sean tan graves. Pero la forma abrumadora en que se han presentado, es como para aplastar a cualquiera. No hay duda: Madero se encuentra entre la espada y la pared.

TUVO QUE DESLINDARSE del penoso incidente registrado en la ciudad de Fortaleza, Brasil, cuando dos funcionarios de la Delegación Miguel Hidalgo, en el Distrito Federal, agredieron al esposo de una mujer a la que le habían faltado al respeto. El caso, que pudo haber sido irrelevante –un asunto de borrachera nada más– alcanzó notoriedad internacional, justamente por tratarse de dos funcionarios públicos de la Ciudad de México, y militantes del PAN.

Este suceso se le juntó a Madero con el asunto de Puebla, donde un niño murió al ser impactado por un proyectil de goma disparado por un policía. Es probable que este caso no hubiese tenido graves repercusiones en la imagen política del gobernador panista Rafael Moreno Valle. Con dar de baja al agente y ponerlo a consideración de la autoridad correspondiente, hubiese bastado.

Pero Moreno Valle montó una historia en la que el culpable era uno de los pobladores de la gresca entre dos grupos de vecinos. El video editado y armado para hacer creer que había sido un civil el que lanzó un proyectil pétreo que impactó al menor, parecía real. Pero investigaciones independientes mostraron que el responsable había sido un agente. Ahora organizaciones civiles están pidiendo la cabeza del gobernador poblano.

EN esos días, estalló el escándalo de los diputados bailadores en Puerto Vallarta. Tan profundo caló el video donde Luis Alberto Villarreal, coordinador de la bancada panista en la Cámara de Diputados, que el escándalo llevó a Madero a destituirlo. Esta crisis se dio en medio de una crisis global del partido.

Bien vistas las cosas, quitándole la carga partidista y la imagen que el PAN se había ganado de partido de gente santurrona, incapaz de hacer este tipo de desfiguros, lo de la “bailada” con damas no era un tema como para derrumbar a nadie. Sobre todo cuando se dijo que la fiesta fue pagada por un particular en una casa particular. Quién sabe. Eso se dijo. Pero el hecho de tratarse de panistas, le dio una connotación diferente.

Y como si esto no fuera ya bastante quebradero de cabeza para Madero, saltó un caso inesperado: un ex secretario de Desarrollo Social del Municipio de Querétaro, en un arrebato de enojo, difundió expresiones racistas contra el futbolista Ronaldinho. Concretamente, le llamó “simio”. Pero esto no era lo más grave que a Gustavo Madero le iría a pasar. En Sonora estalló el asunto del derrame de líquidos tóxicos de la Minera Buena Vista del Cobre, sobre el Río Sonora. El escándalo creció y creció y nadie sabe a ciencia cierta en qué momento el gobernador del Estado entró en conflicto con el Gobierno Federal. Es evidente que el terreno estaba abonado para que germinara la semilla de la confrontación y los problemas se convirtieran en uno solo.

Vino el anunciadoencuentro del gobernador con Miguel Ángel Osorio Chong y la consiguiente cancelación de la entrevista. Posteriormente, el reportaje de Denise Maerker sobre el rancho propiedad del gobernador. Enseguida, la entrevista en el estudio de Maerker del mandatario sonorense donde cuestiona al Gobierno Federal de no haber aportado un solo peso. Todo esto dio como resultado la creación de una Comisión técnica para tratar el asunto de la contaminación.

Esta reunión estuvo conformada por delegados federales y funcionarios del Gabinete de Enrique Peña Nieto. Se hizo lo del fideicomiso con 2 mil millones de pesos iniciales que después se dijo que aumentaría a otros cinco mil millones. El gobernador viajó de nuevo a México, concretamente al Senado. Se reunió con senadores del grupo de Gustavo Madero. Éstos, a través de Jorge Luis Preciado, declararon que apoyaba al Gobierno de Sonora y al mismo tiempo acusaba al Gobierno Federal de instrumentar una campaña en contra del PAN.

De inmediato, diversos personajes del Gobierno y del PRI, rechazaron este señalamiento. “A mí nadie me ha pedido que ataque al PAN”, dijo Emilio Gamboa Patrón, senador del PRI. Al día siguiente de estas declaraciones, se reunieron con Osorio el gobernador Guillermo Padrés, Gustavo Madero y Ricardo Anaya Cortés, presidente y secretario general del PAN. El comunicado que difundió Gobernación, fue en un tono conciliador. Se coordinarán los dos niveles de Gobierno para acabar con la contaminación en el Río Sonora y, bueno, se bajó la presión del diferendo.

LO CIERTO ES QUE GUSTAVO MADERO no resuelve su situación actual con un acuerdo temporal.

Los problemas del PAN son de fondo, más que de forma. Se trata de una descomposición interior que no habrá de solucionarse con acuerdos. Creo que se requiere un hombre de la talla de Manuel Gómez Morín.

¿Lo habrá en el PAN de nuestros días?

TIENEN RAZÓN LOS QUE dicen que “el tiempo se pasa pronto”. Pancho Villa, el legendario revolucionario, lo dijo así cuando el entonces muy joven reportero Regino Hernández Llergo le preguntó quién era su gallo para la Presidencia de la República. “Ya estamos cerca del proceso”, le recordó el periodista. Claro que a Villa lo mandaron matar precisamente por adelantarse a los tiempos. Que no será el caso del proceso electoral del 2015 ni del 2016. Vienen, pues, las elecciones en todo México.

En Aguascalientes, los suspirantes arrecian sus actividades públicas y la verdad es que andan que se les queman las habas. El año se encamina hacia el final de septiembre. Octubre con sus famosas lunas traerá una renovada carga de activismo político. El cual ya empezó con el relevo en la dirigencia local priísta. De manera sorpresiva se decidió a nivel cupular relevar a Lupe Ortega y a Lucía Armendáriz de la presidencia y secretaría general priísta local. Llegan Francisco Guel y Juan Manuel Gómez. Supuestamente son interinos en sus puestos pero no hay duda que se ratificarán en la asamblea de consejeros. A ellos les tocará el proceso para la elección de candidatos a diputados federales y enseguida para la candidatura a gobernador, alcaldes y diputados locales el año entrante. Aunque es común que con el nombramiento del candidato a gobernador se den también los relevos en la dirigencia local partidista, cuando menos en el PRI es así.

Luego llega noviembre, las celebridades de muertos, los días festivos de la conmemoración revolucionaria y, finalmente, diciembre y sus posadas. Los suspirantes aprovecharán estas fiestas para buscar acercamientos y lucir en eventos de tipo social, entrega de juguetes, de cobijas y otros enseres propios de esas fechas. Entre posada y posada, luego la Navidad y la víspera de Año Nuevo, se va el año. Y llega el 2015. Y se abren los procesos internos, principalmente en el PRI donde se asegura que sólo habrá candidaturas de unidad. Como pocas veces en su historia, el PRI tendrá que procesar la operación cicatriz, principalmente entre los dos grupos antagónicos, el que está en el poder y el que quiere obtenerlo en el 2016. No se ve fácil, pero deberá hacerlo.

MIRE USTED: COMO BIEN SE sabe, el calendario electoral de 2015 no puede analizarse sin incluir el 2016. Será interesante saber cómo se manejan los partidos en el sexenio de Enrique Peña Nieto, pues hasta ahora el único Gobierno electo en los casi dos años que lleva el mexiquense en el poder, es el de Baja California Sur. A lo mejor por eso Peña y el Mandatario sudcaliforniano, llevan una buena relación.

Ya los vio usted juntos con motivo del desastre que causó “Odile” en la península. Hubo mutuos elogios y, bueno, se notaba a las claras que se caen bien.

En 2015 habrá elecciones concurrentes en 17 Estados. Serán, además, 500 diputaciones federales —300 de mayoría relativa y 200 pluris—, 9 gubernaturas, 800 ayuntamientos y 360 diputados locales.

En algunos Estados, la contienda por la gubernatura presenta riesgos de confrontación postelectoral.

Los expertos afirman que algunas entidades podrían ser derrotas anunciadas para el PRI.

Y mencionan en primer lugar a Michoacán, donde Luisa María Calderón Hinojosa se perfila en las encuestas para ser la candidata del PAN. Sin embargo, hay otros analistas que ven un horizonte promisorio para el PRI en Michoacán, partiendo del hecho de que el gobernador sustituto del PRI, poco a poco ha ido recobrando la confianza de la gente de su partido. Quién sabe. Se dicen cosas.

Curiosamente, no he leído en ninguna parte que se mencione que habrá elecciones entre 2015 y 2016. Por ejemplo, en 2016, doce gubernaturas estarán en disputa. Tres más que las del 2015. En 2017, sólo tres gubernaturas estarán en juego. En 2018, habrá elecciones para gobernador en seis Estados, para Presidente de la República y todo el Congreso de la Unión. Es decir, senadores y diputados federales.

O sea que de 2015 al 2018 habrá renovación de gobernadores en 31 Estados, salvo Baja California Sur.

No me gusta cansar a mis dos que tres lectores con cifras, pero en algunos casos resulta necesario.

Verbigracia: en lo que resta del sexenio de Peña, se elegirán 1118 diputados locales, y dos mil 458 ayuntamientos. Sólo en el Estado de México se elegirán 75 diputados locales, en Veracruz 50, y en cuanto a ayuntamientos, en Oaxaca, serán 570, Puebla 217 y Veracruz 212.

Usted no ignora que en 2015 los Estados donde habrá cambio de gobernadores son: Campeche, Colima, Querétaro, San Luis Potosí, Nuevo León, Sonora y Guerrero, cuya elección será para un periodo de 4 años (recuérdese que hubo elecciones de gobernador en 2011).

Otro Estado con periodo de 4 años será Michoacán pero también Baja California Sur.

En 2016 los Estados donde habrá elecciones de gobernador, son: Aguascalientes, Oaxaca, Puebla, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Quintana Roo y Zacatecas.

En 2017, Coahuila, Nayarit, Estado de México.

Por cierto, les tocaba elecciones de relevo a BCS, Guerrero y Michoacán, pero les cambiaron el calendario, como ya dije. Los Estados con cambios de gobernadores en 2018, son: Chiapas, Tabasco, Morelos, Guanajuato, Jalisco, Yucatán y el Distrito Federal. De todos estos Estados, 15 serán con elecciones concurrentes. Que relajo, ¿verdad?

AQUÍ YA HE PLATICADO con usted acerca de la situación de cada partido de cara a los procesos electorales para los tiempos por venir. Hace apenas unos meses coincidimos algunos columnistas en que de los tres principales partidos políticos, el PRD es el que se encuentra en peores condiciones.

Ciertamente, el sol azteca sigue siendo lo que era hace tres meses, por ejemplo: un partido más pequeño, sin sus mejores hombres y liderazgos, con una carga inocultable de desprestigio. Pero no hay duda de que en estos momentos la situación del PAN es mucho peor. Por eso, es urgente que los mejores hombres y mujeres de Acción Nacional se sienten a la mesa de negociación y hagan un pacto de unidad. Sólo eso –la unidad– podrá salvarlo. El PRD parece haber levantado cabeza pero es inevitable la diáspora que gradualmente se va a operar en ese partido.