¿SABÍA USTED que la Ley de Paridad de Género sólo aplica a diputados federales y locales, pero no a los presidentes municipales? Sin embargo, la paridad de género está favoreciendo a las mujeres no sólo en alcaldías sino también en Gubernaturas. La verdad sea dicha, todo fue que se discutiera el asunto de la paridad de género para que las féminas se empezaran a abrir paso buscando oportunidades en la política.

Seguramente en el proceso político electoral del 2015, habrá más mujeres participando como candidatas que en cualquier otro proceso anterior.

AUNQUE BIEN VISTAS las cosas, los partidos no cuentan aún con los cuadros femeniles suficientes para cumplir con holgura la cuota que exige la Ley Electoral en Diputaciones Locales y Federales, lo que me lleva a otro punto. A saber: tengo, para mí, que el hecho de que un mayor número de mujeres se anime a participar en política y sobre todo, buscando ser candidatas, resultaría saludable, pues sin importar que resulten o no candidatas, la sola intención de serlo les da una experiencia invaluable para los tiempos por venir.

LO QUE SE VEÍA VENIR ya está sucediendo: Militantes del PRD se están pasando a las filas del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), partido de reciente registro y, en efecto, propiedad de Andrés Manuel López Obrador. Ciertamente, esta migración de perredistas a MORENA, ha pasado casi inadvertida para la opinión pública. Pero es un hecho que la migración está en proceso.

Y así lo revelan dirigentes perredistas en algunas entidades. Sin cortapisas, aceptan que están emigrando perredistas “valiosos” a MORENA. Sin embargo, intentan matizar la gravedad de este proceso, aduciendo que así como unos se van, llegan otros. Según veo yo las cosas, este partido dejó de ser lo que fue cuando los llamados “Chuchos” tomaron el poder y los pervirtieron hasta el punto de provocar la desbandada.

Empezando por el propio López Obrador, cuya salida debe de atribuirse al actual dirigente nacional Jesús Zambrano Grijalva.

Aquí ya lo he dicho: las izquierdas en México atraviesan por su peor crisis moral y política desde que se institucionalizó en el País, hace casi 100 años. Desde luego, bien se sabe que la verdadera institucionalización de las izquierdas, ocurrió a finales de los 80, cuando se formó el PRD con los remanentes de los organismos que integraron el Frente Democrático Nacional que impulsó la candidatura de Cuauhtémoc Cárdenas a la Presidencia de la República. En términos reales, fue entonces que nació un auténtico partido de izquierda, integrado en igualdad de circunstancias a la vida democrática y de competencia electoral en México. En ese momento el PRD alcanzó el cenit de su gloria política, pues en el Distrito Federal había triunfado el padre moral del perredismo Cuauhtémoc Cárdenas.

Pero el PRD se fue desintegrando gradualmente, paradójicamente a medida que ganaba posiciones de poder. Fue como si la obtención de grandes cotos de poder le degradara las entrañas. Esta perversión del partido fue minando su fuerza política y su capital social.

AL FIN Y AL CABO PARTIDO DE caudillos, sus militantes no sienten tanto la camiseta partidista del PRD como la camiseta del caudillo en turno, en este caso, López Obrador. Creo que los que emigran a MORENA se aferran a una débil esperanza de que este nuevo partido resulte menos corrupto y entreguista que el de la Revolución Democrática. Dicho de otro modo, confían más en la honestidad de López Obrador, aunque lo consideran un caprichoso y mesiánico, que en el PRD con sus negociadores en lo obscurito que son Zambrano y Jesús Ortega Martínez. Pero también tienen razón los que visualizan un futuro de descalabros electorales para las izquierdas, fragmentadas en varios partidos y algunos en peligro de extinción. Probablemente el gran partido de la izquierda, sea MORENA, pero para que así sea, deberán transcurrir algunos años. En todo caso, el tiempo lo dirá.

MUCHOS SE PREGUNTAN SI no serán muchas las reformas emprendidas por el Gobierno de Enrique Peña Nieto. Ciertamente, son muchas preguntas sin respuestas. Todo se encuadra en perspectivas a largo plazo. ¿Afectan intereses algunas de las reformas? En efecto, de las reformas todos hablamos pero no todos sabemos a donde realmente van y a donde vamos con ellas.

Las medidas de Peña Nieto, en la mayoría de los casos, han sido audaces, y yo diría que hasta temerarias. Si acaso lo que a algunos inquieta es la forma en que se han emprendido las reformas y, por supuesto, el número.

Aparte, el Gobierno peñanietista ha emprendido otros retos no menos grandes. Y curiosamente, hay un patrón común: todos estos retos son riesgosos, precisamente afectan grandes intereses.

Luego de la aprobaciónde las reformas empieza el reto del crecimiento económico, hasta ahora del 3.5 al 2.7 del PIB: ¿Cuánto necesitamos crecer al año como País para combatir la pobreza? Al 5% mínimo. Pero creo que el principal obstáculo para el crecimiento es el Estado de Derecho, así como otros factores, como la confianza, la lucha de todos contra todos, no nada más con las instituciones y el Gobierno. A ello habría que agregar el factor corrupción, antes decían ´PRI corrupto´ pero ahora con facilidad pueden agregar al PAN (Oceanografía) y PRD, (Bejarano), entre otros.

No se puede negar que Peñale ha puesto el cascabel al gato en el tema de los monopolios. ¿Qué son muchas reformas? Pues sí, son muchas. Pero igual se pueden oponer a una que a muchas. Lo cierto es que a Vicente Fox y a Felipe Calderón les fue muy mal por ser cautos y por no saber negociar. Peña ha sido respetuoso y lo ha sido en todos los rubros del quehacer nacional. Pero también ha enseñado el músculo cuando alguien rebasa los límites de lo tolerable.

Sin duda es el caso de José Manuel Mireles, a quien se le dio la oportunidad de irse a su casa y no lo hizo.

Otro tema interesante es el que se refiere al poder de los gobernadores y el desmantelamiento del Sistema priísta que no hace mucho anunció Gustavo Madero. En este punto he sido escéptico, pues creo que este supuesto poder de los gobernadores es un mito que se dejó crecer durante los doce años del PAN en la Presidencia de la República. Pero ahora con el PRI, ha quedado demostrado que el poder real se encuentra en el centro, concretamente en Los Pinos, y no en los estados. ¿O acaso Fausto Vallejo pudo mantenerse en el Gobierno de Michoacán?

Menos mal les ha ido a los gobernadores Eruviel Ávila, del Estado de México, y a Egidio Torres Cantú, de Tamaulipas. Sin embargo, de todos modos la Federación ya tomó el control de esas plazas. Lo que quiero explicar es que los gobernadores gozaron de un excesivo poder en la era de la alternancia panista, pero no en la época de Peña Nieto.

En lo que se refiere al reto de la seguridad: mientras el Gobierno pone en marcha sus estrategias contra la violencia, estados como Tamaulipas, Edomex, Guerrero y otros, estallan en llamas. Esto, sin contar que hay entidades donde el narcomenudeo ha creado—o está creando—una cultura de violencia y muerte sin precedentes en la historia de las Entidades.

¿Que afectó intereses el Gobierno de Peña? ¡Pues claro que sí! Ya vio usted: la Reforma Educativa puso en pie de guerra al sindicato de los maestros llamados disidentes y no ha habido forma—no ha querido el Gobierno hacerlo—de meterlos en cintura. Hay muchos temas que abordar sobre cómo esta nuestro país actualmente y sería casi imposible citar los indicadores de cada tema. Ya habrá tiempo en próximas entregas.

 

¡Participa con tu opinión!