David Reynoso Rivera Río

Hace un par de días, el 12 de agosto, para ser exacto, se conmemoró el Día Internacional de la Juventud, motivo por el cual decidí dedicar estas líneas a hablar acerca de uno de los temas que más me apasionan, la juventud. El 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas mediante la resolución 54/120, siguiendo las recomendaciones de la Conferencia Mundial de Ministros de la Juventud declaró que cada 12 de agosto se conmemoraría el Día Internacional de la Juventud.

En esta ocasión, la principal consigna del Día Internacional de la Juventud se basa en generar conciencia sobre todos aquellos jóvenes que sufren problemas de salud mental, ya que estos son en ocasiones discriminados y por lo tanto, estigmatizados lo que a todas luces se traduce en una exclusión por parte de la sociedad. Es por eso que diversos organismos internacionales velan por proteger todos derechos de los jóvenes y buscan hacer hincapié en que la celebración del año en curso sirva para difundir en el mundo un ideal en el cual se asegure que todas estas personas que padecen problemas mentales, puedan disfrutar de una vida plena y saludable, sin sufrir aislamiento ni vergüenza alguna sino al contrario, gozando de un apoyo global.

Como joven que soy, me llena de orgullo que exista un Día Internacional de la Juventud; sin embargo, considero que en realidad todos los días pueden ser considerados como días de la juventud ya que es justo en esta etapa de nuestras vidas cuando podemos explotar todo el potencial y la energía con la que contamos para traducirlo en beneficios para la colectividad. Recordemos que siempre se dice que los jóvenes somos el presente y el futuro del país, por lo que es preciso que hagamos conciencia acerca de la importancia de dicha frase y comencemos por transformarnos en ejemplos a seguir.

Consideré importante hacer una invitación por este medio a todos los jóvenes que tienen la amabilidad de leerme, para que cada día trabajemos más y más en pro de la juventud, recordemos que hay millones de proyectos en los que podemos participar y únicamente es cuestión de mostrar algo de interés aunado a una actitud positiva para que inmediatamente comencemos a poner manos a la obra y ayudar a las personas que más lo necesitan, ayudar al medio ambiente o simplemente manifestando nuestras ideas y opiniones de manera respetuosa, ya que por muy pequeños que parezcan nuestros esfuerzos, en realidad estos siempre pueden ser replicados por alguna persona y así sucesivamente por lo que probablemente, bajo esta misma tesitura logremos formar cadenas muy grandes de buenas acciones.

Finalmente, quisiera concluir estas breves líneas deseándoles un feliz inicio de curso escolar a todos los millones de jóvenes en el país que comienzan de nueva cuenta, una oportunidad para aprender, desarrollarse, conocer nuevas amistades, emprender nuevos proyectos y un sinfín de particularidades que rodean este ambiente. Recordemos que nuestra época como estudiantes sólo se vive una vez, así que aprendamos a transformar esta nueva oportunidad en una manera de enmendar los errores y distracciones del pasado para ser mejores personas, mejores estudiantes, mejores jóvenes y mejores mexicanos.

Correo: davidreynoso40@hotmail.com

Twitter: @davidrrr

¡Participa con tu opinión!