Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-En honor a las 22 víctimas mortales de la masacre en El Paso, Texas, al interior de una tienda comercial, ayer fue develado un monumento.
Se trata de un obelisco dorado de 9.14 metros de altura que lleva por nombre la «Grand Candela» y que representa un faro de esperanza.
La tienda Walmart, donde se suscitaron los hechos violentos, abrió por primera vez sus puertas desde el tiroteo del 3 de agosto y en una ceremonia matutina rindió un homenaje a los afectados.
El pasado viernes, el monumento se encendió en un acto privado que contó con las presencia de los familiares de de las víctimas y algunos de los sobrevivientes.
El obispo de la diócesis de El Paso, Mark J. Seitz, aseguró que el memorial es una muestra de que se puede «responder a las armas del odio con las armas del amor».