Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Los grupos del crimen organizado ponen por delante a niños, mujeres y abuelas para sabotear el ferrocarril y robar la mercancía de los vagones.
Reportes oficiales señalan que decenas de personas en tramos de Veracruz y Puebla participan en dichos ilícitos.
“No las quite. ¿Por qué las van a quitar? Déjenos chambear un rato”, le dice en un video una mujer de la tercera edad a un policía que intenta quitar las piedras colocadas sobre las vías.
REFORMA publicó que mientras el primer trimestre de 2017 hubo 125 robos a trenes en el País, el último trimestre registró 720, lo que significó un incremento de 476 por ciento.
Los pobladores colocan y cuidan los obstáculos en las vías, como piedras y barricadas; llevan vehículos a pie de vía para llevarse los productos y participan en los saqueos.
La participación de los pobladores y el flujo de la mercancía robada son vigilados y controlados por bandas criminales.
“Los líderes traen armas largas y demás, pero éstos avientan a la población para robar los trenes a cambio de un pago”, señaló una fuente familiarizada con las investigaciones.
“A la hora que detienen un tren salen 300 personas a ‘trabajar’ el tren, aunque los líderes están ahí, controlan todo y están bien organizados”.

¡Participa con tu opinión!