El presidente de Nissan y consejero delegado de Renault, Carlos Ghosn, fue detenido hace unas horas por evasión fiscal en Tokio, Japón, tras la denuncia de la propia firma nipona por ocultar millonarios ingresos y evadir al fisco.
La firma propondrá la destitución del ejecutivo esta semana, junto con otro alto cargo de la empresa, Gregg Kelly, con quien Ghosn llevó a cabo irregularidades cuyo monto ascendería hasta 38 millones de euros a lo largo de varios años.
Tras las detenciones, las acciones de Renault en la Bolsa de París, se desplomaron más de un 10 por ciento, y las de Nissan, en Frankfurt, más de un 7 por ciento.