Daniel Reyes y Juan Carlos Rodríguez
Agencia Reforma

MONTERREY, NL 26-Ene.- El ex Gobernador de Nuevo León, el priista Rodrigo Medina amaneció ayer en el penal del Topo Chico.
Tras ser vinculado a proceso por peculado y daño al patrimonio estatal, a las 3:00 horas del jueves un Juez de Control resolvió internarlo en la cárcel como medida cautelar.
Pero ayer, cuando se esperaba su traslado a otro centro penitenciario, el Poder Judicial Federal dio a conocer que el Juzgado Quinto de Distrito en Materia Penal ordenó la liberación de Medina, al considerar que se violó una suspensión que lo protegía como parte del juicio 39/2017.
“El órgano jurisdiccional ordenó al juzgador que las cosas vuelvan al estado que tenían al momento de concederse dicha suspensión, esto es, proveer la libertad e informar de inmediato a este Juzgado de Distrito del cumplimiento”, dice la nota informativa disponible en el sitio web del Consejo de la Judicatura Federal.
Se advierte en el documento que la resolución que devuelve la libertad a Medina no implica que pueda dejar de comparecer ante las autoridades que llevan los juicios.
El ex mandatario fue vinculado a proceso por los los delitos de peculado y daño al patrimonio estatal, que se suman al de ejercicio indebido de funciones que, en agosto pasado, le habían fincado por los millonarios incentivos otorgados a la empresa Kia.
Tras una maratónica audiencia que inició desde las 9:06 horas del miércoles y terminó cerca de las 3:20 de ayer, el Juez de Control, Miguel Ángel Eufracio Rodríguez, dictó prisión preventiva contra Medina.
“Se impone prisión preventiva que deberá cumplir en el centro de reclusión Topo Chico”, ordenó.
La medida cautelar se concedió a petición de la Fiscalía Anticorrupción, que advirtió del riesgo de que el priista pudiera intentar evadir la acción de la justicia mientras continúa el proceso.

Citan a parientes
Gretta Salinas y Humberto Medina Ainslie, esposa y padre del ex Gobernador, fueron citados a declarar sobre el incremento patrimonial del priista.
“En esta averiguación quedó claro que hay nexos patrimoniales importantes entre su padre y su esposa, y por eso decidimos ampliar la investigación”, dijo el Subprocurador Anticorrupción, Ernesto Canales, .
Salinas está citada para este viernes y Medina Ainslie para el lunes próximo.
De acuerdo con Canales, la Contraloría estatal detectó un incremento patrimonial en las declaraciones que por ley debía entregar Medina siendo funcionario público, y decidió dar vista al Ministerio Público.
Durante la audiencia en la que fue vinculado los delitos de peculado y daño al patrimonio del estado se asentó que el ex Gobernador sólo tiene a su nombre una propiedad en el Municipio de General Terán, con un valor de 3.6 millones de pesos.
La Fiscalía argumentó que esa propiedad no cubre ni una mínima parte de los 3 mil 128 millones de pesos que se le exigirá como reparación de daño por los incentivos irregulares otorgados a Kia.
Se asentó también que el matrimonio de Rodrigo Medina con Gretta Salinas es por separación de bienes.