Las dependencias estatales que registraron mayor desvío de recursos, de acuerdo a los resultados de las auditorías practicadas por el Órgano Superior de Fiscalización a las cuentas públicas 2017, recién revisadas por el Congreso, son: el Instituto del Agua, con 11.4 millones de pesos; Instituto de Educación, con 5.7 millones; y el Fideicomiso de Desarrollos Industriales, con 2.5 millones de pesos.

Asimismo, la Secretaría de Obras Públicas, con 2 millones; el Instituto de Vivienda, con 1.5 millones; y la Escuela Normal del Estado, con un millón de pesos.

EN LA CAPITAL. De las instancias municipales, sobresalen CCAPAMA con irregularidades por 3 millones de pesos; el Instituto Municipal de la Cultura, con 2 millones de pesos; el Instituto Municipal de la Juventud, con un millón de pesos; y el Instituto Municipal de Planeación, también con un millón de pesos; las cuatro instancias corresponden al Municipio capital.

EN LOS MUNICIPIOS. En cuanto a los municipios del interior, Asientos, tiene que aclarar el destino de 4.6 millones de pesos; Calvillo, un millón de pesos; Cosío, 4 millones; El Llano, 3.5 millones de pesos; y Jesús María, 23.4 millones. Aquí la Comisión de Agua Potable representa inconsistencias en 18.5 millones.

También Pabellón de Arteaga, por 10 millones de pesos; Rincón de Romos, 5 millones de pesos; San Francisco de los Romo, 5.7 millones; San José de Gracia, 7 millones y Tepezalá 6.5 millones de pesos.

LO QUE SIGUE. A través del Congreso del Estado, se harán las respectivas notificaciones a los órganos de control interno de las respectivas dependencias, que deberán llamar a cuentas a los funcionarios involucrados, para que hagan las aclaraciones correspondientes, en el entendido de que si no comprueban a satisfacción el destino de recursos, se les fincarán responsabilidades.

Éstas van desde la inhabilitación por determinados años, y si el caso lo amerita, se dará parte al Ministerio Público para que se proceda al enjuiciamiento de los servidores públicos que lo ameriten.