Rodolfo Martínez Manuel, investigador del Centro de Investigaciones en Óptica (CIO), trabaja en la elaboración de un refractómetro de fibra óptica, por medio del cual, se podrá detectar la presencia de contaminantes en sustancias como el agua, combustibles y jugos.
Para que este dispositivo funcione, se introducirá la fibra óptica dentro de la sustancia, con lo cual se medirá el índice de refracción; al respecto, añadió: “la funcionalidad viene en el sentido de que si el agua que estoy tomando está contaminada, su índice de refracción va a cambiar y un refractómetro fácilmente lo puede detectar”.
Rodolfo Martínez detalló que para que el refractómetro sea funcional, se ha desarrollado una fibra óptica que no es invasiva, de esta manera, si se utiliza como sensor en un sistema de medición, su presencia no alterará los resultados, de ahí que se decidió elaborar un refractómetro empleando esta tecnología, toda vez que se tiene la seguridad de que arrojará datos exactos.
Mencionó que este instrumento, el cual está en desarrollo, además de la fibra óptica contiene detectores ópticos y un láser, que son los encargados de medir las variaciones que registra la fibra óptica, y arrojan datos que son procesados por una tarjeta de memoria, misma que arrojará el resultado final.
Para terminar, el investigador del CIO manifestó que ya hay avances en la parte del desarrollo del sensor de fibra óptica, el cual se ha probado con mezclas de agua ionizada en laboratorio, dando buenos resultados en ese ambiente controlado, por ello ahora se busca escalar para que funcione como un sistema portátil, sin embargo, hay dificultades técnicas que se deben superar para que tenga un funcionamiento adecuado, pero en caso de lograrlo este dispositivo sería una innovación que beneficiaría a la industria, ya que detectará con facilidad la presencia de contaminantes en sustancias líquidas.

¡Participa con tu opinión!