Zedryk Raziel
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó un nuevo desvío en la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) por 35.8 millones de pesos.
La desviación de fondos habría sido operada por Héctor José de la O Chi, ex director de Programación y Presupuesto de la dependencia durante la gestión de Rosario Robles, y por Gustavo Rodríguez González, ex vocero de la dependencia.
Se trata de un contrato adjudicado en diciembre de 2017 a la empresa Meta Medios S. A. de C. V., perteneciente a Carlos Canabal Ruiz, ex Alcalde y empresario de Quintana Roo, para la elaboración de material audiovisual sobre las acciones emprendidas por la dependencia después de los sismos de septiembre de ese año.
La ASF detectó que el proveedor no está incluido en el plan de medios autorizado para 2017 por la Secretaría de Gobernación y, al requerirle información a la nueva administración de la Sedatu, ésta confirmó que la empresa no prestó ningún servicio.
De la O Chi ha denunciado que su firma fue falsificada para autorizar triangulaciones millonarias de la Sedatu a universidades.
Por su parte, Rodríguez González, quien ha acompañado a Robles en la Sedesol y la Sedatu como vocero, ya fue inhabilitado por haber autorizado de manera indebida un pago de 175.4 millones de pesos a Radio y Televisión de Hidalgo (RTH).