Rolando Herrera 
Agencia Reforma

CDMX.- En la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) trabajan al menos 59 empleados que tienen parentesco de segundo grado y de ellos 10 están en la misma área, reportó la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Al hacer una revisión de 101 expedientes del personal que trabaja en la Corte, la ASF encontró esta práctica de contratación de familiares que el propio Consejo de la Judicatura Federal ha reportado para el resto de juzgados y tribunales.

«Existen 59 casos en los que trabajadores tienen parentesco en segundo grado (hermanos), y de los cuales, en 10 casos, éstos se encuentran adscritos a la misma área», indicó la ASF.

La auditoría 4-GB, que ayer fue entregada a la Cámara de Diputados, indica que la Corte justificó la presencia de los empleados emparentados argumentando que no existe ninguna disposición para que el personal de nuevo ingreso declare si tiene familiares trabajando en el Máximo Tribunal.

«La entidad fiscalizada manifestó que la normativa vigente no establece como requisito de ingreso informar si se tiene algún familiar laborando en la SCJN, tampoco establece que deba requerirse a los servidores públicos en activo una declaración sobre si tienen familiares laborando en algún órgano o área», refiere.

La Corte negó que el personal señalado pudiera incurrir en un conflicto de intereses debido a que no participan en la contratación, selección, nombramiento o designación de aquellas con las que tiene algún parentesco, como los establece la Ley General de Responsabilidades Administrativas.

«Sin embargo, informó que con motivo de lo señalado por la Auditoría Superior de la Federación, se realizará una adecuación a la normativa interna a efecto de que se incluya una disposición en la que se solicite una declaratoria para todo el personal de nuevo ingreso y reingreso de no conflicto de interés relativa a la existencia o no de alguna relación civil o familiar por consanguinidad hasta el cuarto grado.

«Y para que en lo subsecuente no se contrate dentro de una misma área a personas que guarden algún parentesco», señala el informe de auditoría.