Con reserva, comerciantes y vecinos de la avenida Adolfo López Mateos han recibido el proyecto de crear un carril exclusivo para el transporte urbano, de los nueve ejes que se contemplan en la ciudad de Aguascalientes, al haber varios puntos que los hace dudar, principalmente el riesgo que tendrán los usuarios de este servicio, la seguridad para los demás automovilistas y la destrucción de 60 árboles del camellón central y la presunta reubicación de 50 bugambilias.

Enviados de la coordinación de movilidad del gobierno del estado han realizado visitas a cada lugar para informar sobre el plan que está en marcha, en espera que lo adopten como propio, al asegurar que será una forma más moderna del trabajo que desempeñan los urbaneros. Se considera que los camiones circulen por el carril izquierdo, que se conoce como el de “mayor velocidad”, esto es, en lo que actualmente es el camellón central, para ello se colocarán semáforos para dar preferencia al transporte colectivo y al mismo tiempo cuidar la protección de los peatones.

Al tener un carril único, el propósito es que las pesadas unidades circulen a mayor velocidad, lo que suponen los funcionarios gubernamentales significará un atractivo para que los automovilistas dejen su vehículo y prefieran abordar el ómnibus, que prometen, “será rápido, eficiente, seguro y con mejores horarios”; se contará con 22 puntos de ascenso y descenso, por lo que el usuario tendrá que atravesar de la banqueta hacia el centro de la calle y viceversa, que es en donde podrá abordar o bajar.

La inversión inicial será de 400 millones de pesos, provenientes de una mezcla de recursos federales y estatales y en espera que el ayuntamiento capitalino participe con adaptar la infraestructura para tener un diseño único y cree lugares en que la gente pueda informarse sobre rutas y horarios.

Es un programa que no convence a varios de los residentes y comerciantes de la ALM, principalmente porque consideran que será riesgoso atravesar de la banqueta a los paraderos por la velocidad que alcanza la mayoría de los vehículos, aún cuando exista señalización y semáforos.

También están en desacuerdo que – por enésima ocasión  – tenga que destruirse los árboles para hacer modificaciones a las vialidades, pese a lo escaso que está la ciudad en este aspecto. Aunque los funcionarios han comentado que las bugambilias serán trasplantadas, es algo que casi nunca se ha hecho en otros lugares de la ciudad porque no existe una supervisión ciudadana que certifique su cumplimiento, y en lo que definitivamente no harán es con los otros 60 árboles, por lo que se suplirán con una campaña de reforestación que tampoco se ha concretado en varias ocasiones.

En cuanto a la mayor velocidad con que circulen los camiones, observan un peligro para el resto de los automovilistas, en virtud de la situación en que se encuentra casi la mitad del parque vehicular de ATUSA, por lo que antes de llevar a cabo ese plan se debería comenzar porque la totalidad de los autobuses estén en excelentes condiciones mecánicas y con programas permanentes de capacitación para los choferes.

De concretarse el plan, piden que el gobierno se haga cargo de atender y solucionar todo lo que suceda, mediante un compromiso por escrito con lo que se asegurará que no evada la responsabilidad que derive de algún accidente que tenga que ver con el carril exclusivo.

CASOS “EXTRAÑOS”

El transporte ferroviario se desarrolla con intensidad en esta terminal, por lo que hay corridas al norte y al sur que refleja el desempeño que realiza Ferromex y el trabajo del personal de esta rama, sin embargo no todo es miel sobre hojuelas debido a los accidentes que han tenido lugar en los últimos meses.

En otros tiempos se informaba con amplitud sobre los motivos y consecuencias que derivaban de un descarrilamiento, en cambio hoy sólo se tiene referencias el día que sucede, sin que después se profundice de las secuelas, lo que podría deberse a que no sea obligatorio en función que es una empresa privada y las pérdidas que se originen las absorbe.

El contexto en que se encuentra Aguascalientes es distinto al de otras partes, principalmente de los estados de Guanajuato, Jalisco y Veracruz, en donde los percances a los trenes son provocados para robar mercancía, como el ocurrido el pasado 19 de mayo en Orizaba, Ver., que dejó perdidas por 312 millones de pesos a Grupo México Transporte, operadora de Ferrosur, por robo de bienes, reparación de vías y equipo y el tiempo que no pudo utilizase ese tramo.

Los descarrilamientos en la localidad han sido en Rincón de Romos y Cosío, principalmente, algunos de tipo vandálico para hurtar la mercancía y otros por razones ignoradas ya que transportaban vehículos nuevos, como el ocurrido el 7 de mayo en el entronque que conduce a la comunidad Valle de las Delicias, Cosío, con daños a parte de los 100 automóviles

En el mismo mes de mayo, el día 22, hubo otro cerca de la comunidad La Escondida, San Francisco de los Romo, que sólo arrojó daños materiales al equipo rodante al salirse de las vías 5 de las 60 unidades cargadas en su mayoría con granos.

En este último caso se adujo que el incidente se debió “al fuerte calor”, en virtud que la temperatura alcanzó los 38 grados centígrados, que provocó “la deformación de los rieles”.

Lo que no se menciona es que también podría ser por el exceso de carga, puesto que hay trenes que remolcan hasta 90 carros y tres o cuatro máquinas, por lo que las vías no soportan el peso y terminan por hundirse o “deformarse”, además otro factor sería un mantenimiento incorrecto para las condiciones de las paralelas que son las mismas que a finales del siglo pasado heredó Ferrocarriles Nacionales de México (Ferronales).

Un elemento que no se menciona y que está presente es el sabotaje que realizan grupos de personas para llevarse parte de la mercancía, lo que ha tenido lugar en colonias del norte de la ciudad y en comunidades rurales al sur. Son diestros en desenganchar los furgones que en automático frena el convoy para de inmediato realizar el saqueo.

El problema radica en que aún cuando hay vigilancia privada, lo único que puede hacer el personal es comunicar del suceso, ya que sería temerario enfrentarse a la turba que está dispuesta a todo por tal de lograr sus fines, de ahí que debe analizarse qué puede hacerse para detener estas actitudes que se registran no sólo aquí sino en cualquier parte de la República, porque además del atraco y los daños que causan ponen en peligro la integridad de la tripulación y de los propios guardianes.

ACONSEJAN AMPARARSE

El ex presidente del Colegio de Abogados de Aguascalientes, Javier González Gutiérrez, surgiere que los inconformes con el cobro del Derecho de Alumbrado Público (DAP) recurran al amparo de la justicia federal para obligar al Ayuntamiento capitalino a que regrese lo que indebidamente cobró por un servicio que está obligado a proporcionar. Dijo que mientras el DAP no se determine a partir de la aprobación del Congreso de la Unión, único facultado para ello, y no sea proporcional el servicio que se reciba, los usuarios de luz eléctrica pueden ganar los juicios. Subrayó que es un derecho que tienen, y menos deben pagar cuando por deficiencias de la Dirección de Alumbrado Público no se proporciona, algo que se vive en distintos sectores que continuamente se quejan por la falta del servicio durante varios días, con el peligro que entraña ir por calles en penumbras, tanto para transeúntes como automovilistas.