Benito Jiménez
Agencia Reforma

CDMX.- La Secretaría de la Defensa Nacional neutralizó en campo abierto los explosivos dejados este jueves afuera de la refinería de Salamanca, en Guanajuato.
Se trata de un explosivo industrial utilizado en minería o para volar canteras.
«Es material explosivo», indicó un mando de la dependencia asignado a la oficina de Comunicación Social, «en el estado que fue localizado no representaba peligro. Sin embargo fue destruido con todas las medidas de seguridad por personal militar».
El artefacto fue llevado a una zona despoblada dentro de la 12 Región Militar en Irapuato, y manipulado por expertos militares en la desactivación de explosivos, indicaron fuentes castrenses.
Los militares fueron apoyados por personal antibombas de la Policía Federal.
De acuerdo con los mandos se trata de un agente de voladura a base de emulsión que se encuentra dentro de una envoltura plástica conteniendo sustancias sensibilizadores y energizantes.
Su uso está orientado a cualquier tipo de trabajo, en explotaciones y desarrollos mineros, en obras de ingeniería civil, en canteras, en taladros secos, húmedos e inundados.
Posee una modalidad de aplicación similar a las dinamitas convencionales, una velocidad de detonación de más de 500 metros por segundo y es adquirido por la industria en cartuchos, de los que militares hallaron más de 10 junto a la refinería.
La regulación de venta de estos objetos explosivos están a cargo de la Sedena, por lo que la dependencia y la Fiscalía General de la República ya indagan su adquisición.
Los detonadores fueron dejados dentro de un vehículo, supuestamente por Integrantes del Cártel de Santa Rosa de Lima, que controla la ordeña de combustible a Pemex en Guanajuato.