Destaca el respeto a la diversidad

MONTERREY, N. L.- Al convertirse en una figura pública gracias a la película «Roma», Yalitza Aparicio asumió una misión: mostrarle al mundo que existe una diversidad que debe respetarse.
Ese fue uno de sus mensajes durante su participación en el Foro Equidad de Género 2019, organizado por He For She Tec ayer en el Auditorio Luis Elizondo.
«Desde que empecé con el tour de la película, en mi mente ha estado circulando que quiero demostrarle no solamente al mundo, sino a México, que tenemos una diversidad que no conocemos», dijo la originaria de Tlaxiaco, Oaxaca.
«Que debemos respetarnos entre nosotros y a valorar lo que tenemos».
Entrevistada por dos alumnos del Tec de Monterrey, la nominada a Mejor Actriz al Óscar compartió que en su infancia sus padres no le enseñaron mixteco para protegerla de ser discriminada. Luego tuvo que aprenderlo para el rodaje.
También dijo que en su comunidad existe el machismo y clasismo, pero en su familia siempre le inculcaron lo contrario.
«En mi casa, mis abuelos me decían: hija, tú tienes que trabajar. Estudia, porque jamás va a haber un hombre que te va a comprar la ropa que tú quieres», recordó. «Un hombre no tiene por qué medir lo que vas a gastar. Trabaja por tu necesidad y tus lujos».
Yalitza se mostró mesurada para hablar, compartiendo en todo momento reflexiones profundas y sabias que despertaron ovaciones y aplausos en el público.
Por ejemplo, destacó que respeta los comentarios negativos que recibió a la par de su proyección internacional.
«He aprendido un valor muy importante para mí que es el respeto, y si yo quería que estas personas me respetaran, necesitaba respetar su forma de pensar, aprendiendo que existen muchas perspectivas», dijo.
También se asumió como una feminista «chapada a la antigua».
«Para mí eso es ser feminista: encontrar una equidad de género. Yo no me creo superior a nadie, no soy inferior a nadie, todos merecemos las mismas oportunidades», opinó.
«Quisiera que aprendiéramos que cuando nos apoyamos entre nosotras, se logran resultados. Porque me he dado cuenta que entre nosotras nos ponemos el pie, y ahí ya no hay una solidaridad para salir adelante».
A los jóvenes, los alentó a luchar por sus sueños.
«Que se arriesguen, que lo hagan, porque es mejor decir ‘ no salió como yo esperaba’, a decir, ‘¿y si lo hubiera hecho?’, porque el hubiera no existe. Siempre es mejor hacerlo y si comentes errores, ¡qué maravilla!, porque aprendiste algo», exhortó. (Teresa Martínez/Agencia Reforma)