Yanireth Israde y Erika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En su primer día como museo, la ex residencia oficial de Los Pinos recibió más de 25 mil visitantes.
La oficina presidencial, donde todavía la noche del viernes Enrique Peña recibió al Príncipe Felipe VI de España, fue de las más fotografiadas.
Incluso una abuela en silla de ruedas fue cargada a la planta alta para fotografiarse con su familia frente al escritorio donde despacharon Vicente Fox, Felipe Calderón y Peña.
Los amplios clósets, la cocina y la escalera de la casa Miguel Alemán, así como los jardines, fue donde hubo más selfies.
Una sala de cine, el cuarto de decisiones con pantallas de Peña y el bunker que pidió construir Calderón, son algunas de las atracciones.
Entre las áreas a las que no hubo acceso están las cabañas que mandó construir Fox, el despacho presidencial de la casa Lázaro Cárdenas, la Casa Benito Juárez, las canchas de tenis, la alberca, el helipuerto y los salones de eventos.
Manuel Zárate, un migrante que llegó de McAllen, Texas, y que se dedica a la venta de arte, fue el primero en entrar; se formó desde el viernes a las 18:58 horas en la entrada principal.
La seguridad continúa a cargo de personal de la Secretaría de la Defensa Nacional, ahora con un traje verde olivo camuflado, boina verde y las siglas PM, de Policía Militar.
Personal de apoyo, con el letrero “Los Pinos para todos”, repartió trípticos informativos y guió a los visitantes.