En una escala de cero a diez, el promedio de satisfacción con la vida, reportado por la población adulta urbana se situó en 8.3 en julio de 2018; entre los hombres, el promedio se situó en 8.4, mientras que entre las mujeres fue de 8.3.

El mayor promedio de satisfacción se sigue presentando en uno de los dominios del ámbito privado, que es el de las relaciones personales (8.7), en tanto que los menores promedios corresponden a aspectos de la esfera pública: satisfacción con el país (6.8) y seguridad ciudadana (5.4).

Del total de la población adulta urbana, 1.6% califica entre 0 y 4 su satisfacción con la vida, y 7.5% la califica con 5 o 6; el mayor porcentaje de población (48.5%) reporta un nivel de satisfacción con valores de 9 o 10, en tanto que 42.4% otorga una calificación de 7 u 8.

Respecto a los dominios de satisfacción, 94.9% de la población adulta otorgó calificaciones entre 7 y 10 en lo que corresponde a sus relaciones personales; en contraste, 62.1% presentó valoraciones no superiores a 6 en seguridad ciudadana.

En una escala de -10 a +10, el balance anímico de la población avanzó de 6.2 en julio de 2017 a 6.4 en igual mes de este año. El contraste resulta de restar, a los puntajes de estados anímicos positivos, los puntajes de los negativos que los individuos experimentaron el día anterior a la entrevista.

El bienestar subjetivo se observa a partir del reporte que hacen las personas respecto a su propio bienestar en relación con tres aspectos: 1) satisfacción con la vida en general y ámbitos específicos de la misma, denominados dominios de satisfacción; 2) fortaleza de ánimo y sentido de vida (Eudemonía), con base en el grado de acuerdo mostrado con ciertos enunciados; y 3) balance anímico, que explora la prevalencia de estados anímicos positivos o negativos en un momento de referencia.

El INEGI dio a conocer los resultados del módulo de Bienestar Autorreportado (Biare) con información al mes de julio de 2018; se captaron aspectos relacionados con el bienestar subjetivo a los que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) recomienda dar seguimiento por parte de las oficinas nacionales de estadística.

La información es representativa de la población adulta concentrada en 32 ciudades del país y corresponde al módulo Biare Básico, que acompaña a la Encuesta Nacional sobre Confianza del Consumidor (ENCO).