En Aguascalientes, de un total de 14 mil 219 estudiantes que ingresaron al nivel superior en el ciclo escolar que inició en 2014, únicamente 9 mil 425 egresaron y 6 mil 095 lograron titularse.

Así lo informó la directora de la UPN unidad 11, Martha Elena Guerrero Rodríguez, al recalcar la necesidad de reforzar estrategias para reducir el abandono escolar temprano, situación que reconoció como multifactorial y la cual debe abordarse desde todas sus aristas.

Durante la conferencia magistral que dictó sobre “El abandono escolar en las instituciones de educación superior”, la especialista resaltó que esta problemática es una de las más sentidas en el sistema educativo mexicano y que es necesario tomar acciones concretas y pertinentes no sólo en el estado, sino a nivel nacional.

El evento, que formó parte de la II Jornada de Orientación Educativa de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, reunió a 70 orientadores de bachilleratos del estado y la región.

A ellos, explicó que algunas de las acciones que se deben tomar son el fortalecimiento a la evaluación, capacitación y trabajo académico de los docentes; y reducir al máximo los obstáculos financieros a través de la creación de becas y créditos estudiantiles.

También, impulsar servicios de bolsas de trabajo para estudiantes; fortalecer las asesorías académicas, grupos de estudios e infraestructura adecuada para ello; así como mejorar los procesos y normativa para elevar la calidad de los servicios.

Adicionalmente, Guerrero Rodríguez subrayó la necesidad de contar con programas institucionales de tutorías personales y grupales, así como contar con servicio de apoyo profesional para la atención de situaciones socio-emocionales, entre otras.

“Emprender ese tipo de estrategias contribuirá a combatir las consecuencias del abandono escolar que por sí mismo afecta negativamente los procesos sociales, económicos y políticos del país”.

Y es que ello implica realizar y financiar programas sociales, se presenta una fuerza de trabajo menos calificada y quienes se encuentran fuera del sistema educativo pueden formar parte de grupos sociales desocupados, excluidos y, en ocasiones, delictivos y violentos.