CDMX.- Para Crystal, Arianna, Yoshio, Gualberto Castro y Jesús Monárrez, integrantes de Los Triunfadores del Festival OTI “Otro Tributo Inolvidable”, las nuevas generaciones de artistas han perdido la esencia de la música.
“Una canción se compone de letra, melodía y armonía, pero si a una canción le quitas eso ya no te queda nada. Ahorita pareciera que entre menos letra, tonos y armonía, una canción es mejor.
“A las nuevas generaciones les vale cacahuate. Es su tiempo, pero no está bien, porque los sucesos más grandes del siglo pasado y algunos de este tiempo tienen que ver con grandes canciones de artistas como The Beatles o Elton John”, expresó Monárrez.
Para ellos, en el primer Festival OTI, organizado en 1972, los artistas eran mucho más reales, pues se esforzaban por escribir e interpretar temas inéditos con la esperanza de trascender en la historia.
“La buena música no debe perderse, después ya no habrá letras y sólo sonidos extraños. Ojalá no lleguemos a eso y los chavos empiecen a crear música y letras interesantes”, consideró Arianna.
“Tampoco se debe perder el respeto por el escenario. Antes existía el glamour, te vestías y cuidabas mucho el vestuario para presentarte en escena. Ahorita los chavos se ponen unos jeans, una camiseta y ya”.
Para que los jóvenes generen música loable, es necesario que tengan buenas referencias y es por eso que el grupo de intérpretes trabaja en conjunto para transmitirles parte de la historia musical del país. (Staff/Agencia Reforma)