A tres años de aplicarse la nueva modalidad en el cobro del DAP, las personas físicas y morales prefieren ampararse y no pagar un solo centavo por la iluminación de las calles; por tanto, se niegan a pagar una cuota de 57 pesos mensuales y en esta evasión, sobresalen las grandes empresas.
De alrededor de 300 mil contribuyentes, en lo que va del año sólo 870 se han inscrito en la nueva modalidad, de pagar su cuota mensual o en forma anualizada y que la CFE no les cargue el 10% del consumo de energía eléctrica, directamente en sus recibos.
La recaudación al pasado día 15 de noviembre ascendió a 434 mil 810, en tanto existen 1,525 expedientes por juicios de amparo, en los que los demandantes reclaman la devolución de 11 millones de pesos, cantidad que ya fue cobrada por la CFE y absorbida por el servicio de alumbrado público.
Además, en este año, el Ayuntamiento ha devuelto poco más de 20 millones de pesos, por juicios perdidos.
Precisamente con la finalidad de evitar los engorrosos trámites administrativos que representan estos juicios, fue que la autoridad municipal desde el 2015 optó por dar una opción accesible a los contribuyentes inconformes, pero no ha tenido la respuesta esperada, ya que el grueso de los disconformes nada quiere pagar por servicio de iluminación de las vías públicas.
Quienes no se registran en la nueva modalidad, se entiende que están conformes con el pago del DAP, a través de la Comisión Federal de Electricidad, dependencia que es notificada en caso contrario, con la relación de nombres que optan por el pago directo, y de esta manera, en el recibo de luz del contribuyente, no se haga un cargo adicional.
Si bien durante el 2017 la cuota ha sido 57 pesos, en el 2016 fue de 39 pesos y en el 2015, de 56 pesos mensuales.
Los ingresos que se perciben por este concepto, se destinan precisamente al pago y mantenimiento del servicio de alumbrado público.
Los sujetos de este derecho, están obligados a informar al Ayuntamiento la modalidad de pago de su elección, dentro de los meses de enero y febrero, en este caso una vez que se dé a conocer la cuota del 2018.
Para fijar la tarifa se consideran los costos de energía eléctrica y mantenimiento del servicio, y el monto se divide entre el número de usuarios, generándose un “cobro parejo”, que es el que demandan los inconformes, pero ni así lo aceptan, pues quienes consumen más energía eléctrica prefieren ampararse, que pagar una módica cuota al Municipio.
Se entiende por servicio de alumbrado público, el que el Municipio otorga, en calles, plazas, jardines y otros lugares de uso común, y son sujetos de este derecho los propietarios o poseedores de predios urbanos, rústicos o en transición ubicados dentro de la circunscripción territorial que ocupa el municipio de Aguascalientes.