La afrenta contra el empresariado mexicano por parte de aspirantes a la Presidencia, ha ahondado la incertidumbre de los dueños de capitales mexicanos, por lo que las inversiones tenderán a reactivarse hasta el segundo semestre del año, “cuando veamos cómo nos fue”.
Así lo señaló el presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Autotransporte de Carga (Canacar), Roberto Díaz Ruiz, al señalar que con motivo del ambiente electoral la dinámica de exportaciones e importaciones ya cayó 2 puntos porcentuales, respecto de su dinámica regular.
En entrevista, precisó que si bien el índice no es preocupante, sí significa un movimiento que “ya se sintió” y que refleja que hay percepción de intereses amenazados en el contexto del ambiente político-electoral.
En ese sentido, reiteró que la tendencia a la baja es mínima, si bien notoria, ya que tan sólo en la frontera de Nuevo Laredo hay un promedio diario de entrada y salida de 6 mil 500 unidades de carga de gran tonelaje en ambos sentidos.
“Es la puerta más importante entre ambas naciones en materia de intercambio comercial y cuando ya se contabilizan dos puntos porcentuales a la baja diarios, es porque algo está sucediendo y no se puede dejar pasar desapercibido”.
Díaz Ruiz indicó que la intranquilidad entre los hombres y las mujeres de negocios en el país se está reflejando también en extrema precaución para hacer inversiones nuevas, ya que expresamente han decidido dejar todo para después de que se dé a conocer el resultado electoral.
Indicó que esto se suma a la inquietud que ya venían sintiendo los empresarios del ramo a partir de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, por lo que, sin ser una situación de crisis, sí hay extrema cautela en el tema de los negocios.
Tampoco se puede negar que los ataques verbales vertidos en contra de la iniciativa privada nacional la semana pasada por aspirantes a la Presidencia, hicieron que algunos más de los que ya había, detuvieran de plano sus proyectos.
“De tal forma que el contexto en este momento es de mucha tranquilidad, pues se trata de una temporada en la que naturalmente bajan las exportaciones, pero ha sido más notable dadas las circunstancias del momento”, agregó.
Finalmente, comentó que por sí misma la elección de un presidente de la República suele acompañarse de complejidades; “las descalificaciones de los últimos días al sector privado, ahondaron la preocupación entre los dueños de los grandes capitales nacionales, por lo que pueda ocurrir”.