María de Jesús Patricio manifestó ayer ante el Instituto Nacional Electoral (INE) su aspiración de ser candidata presidencial en 2018 con un objetivo: organizar la rabia y acabar con el sistema capitalista.
“Tenemos que organizarnos para acabar con este sistema capitalista, este sistema patriarcal, este sistema racista, clasista, porque lo estamos viviendo en carne propia”, dijo la indígena nahua originaria de Tuxpan, Jalisco, tras entregar su documentación.
Arropada por cientos de personas, entre ellas escritores, estudiantes, campesinos y sindicalistas, “Marichuy” reivindicó el simbolismo de su registro entrar en una competencia electoral que, dijo, está diseñada solo para las clases altas y los políticos.
Para empezar, dijo la vocera del Congreso Nacional Indígena (CNI), un banco no que le quiso abrir la cuenta que exige la ley electoral a quienes buscan ser candidatos.
“Nos pusieron muchas trabas. Esta estructura está diseñada para ellos, no para la gente de abajo, no para la gente trabajadora, mucho menos para las comunidades indígenas, pero aun así hemos logrado dar este primer paso”, indicó la curandera de 53 años de edad en la explanada del INE.
Afirmó que su candidatura representa al Congreso Nacional Indígena que, a su vez, recibe órdenes de las comunidades.
Serán éstas y los grupos que se quieran sumar, añadió, quienes sostengan la candidatura.
“Que quede claro que no vamos a recibir ningún peso del Instituto Nacional Electoral”, afirmó, subida en la batea de una camioneta.
Pidió el apoyo de todos para alcanzar el registro y luego competir entre los candidatos de partidos y los más de 15 aspirantes que se han registrado de manera independiente.