Moisés Ramírez
Agencia Reforma

Monterrey, México.- De concretarse el arancel adicional del 25 por ciento a la carne de res y de cerdo que China busca imponer a Estados Unidos, productores mexicanos de estos alimentos advierten una lucha encarnizada con sus homólogos estadounidenses por el mercado nacional.
El Consejo Nacional Agropecuario (CNA), la Asociación Mexicana de Engordadores de Ganado Bovino y analistas coinciden en que ese gravamen adicional, los productores de carne estadounidenses buscarán redirigir sus envíos al mercado más cercano y natural: México.
Su percepción no está errada, pues la semana pasada la Federación de Exportadores de Carne de Estados Unidos (US Meat, por sus siglas en inglés) se dijo preocupada por las barreras arancelarias de China y adelantó que trabajará aún más para elevar la presencia de sus representados en el mercado mexicano y otros.
China aplica actualmente a Estados Unidos un arancel del 12 por ciento a estos productos, según la US Meat. Con el 25 por ciento adicional llegaría a 37, mientras que en México tiene cero.
Reportes de este organismo muestran que el año pasado, los estadounidenses enviaron al mercado chino 133 mil 746 y 495 mil 637 toneladas de carne res y cerdo, respectivamente, esto es 56 y 62 por ciento de las 237 mil 972 toneladas y 801 mil 887 toneladas que exportaron a México, también en ese orden.
De los datos se desprende que, ya incluido el flete y otros gastos, cada tonelada de carne de res y cerdo exportada de Estados Unidos a China fue vendida en un promedio de 6 mil 842 y 2 mil 175 dólares, respectivamente.
Mientras que en México cada tonelada promedió una venta de 4 mil 116 y mil 888 dólares, en ese mismo orden.
De redirigir sus envíos a México, los exportadores estadounidenses dejarían de recibir unos 2 mil 726 dólares por tonelada en res y 287 en cerdo, pero con la ventaja de atacar un mercado más cercano, con menores costos de fletes y sin tener que pagar un arancel total del 37 por ciento.
En un cálculo con los datos de la US Meat se deriva que, con el nuevo arancel, los exportadores de res y cerdo estadounidenses tendrían que pagar de arancel 2 mil 531 y 805 dólares por cada tonelada enviada a China, respectivamente.
Bosco de la Vega, presidente del CNA, y Juan Carlos Anaya, director de Grupo Consulto de Mercados Agrícolas, coincidieron en que existe un alto riesgo de que la carne mexicana pueda ser desplazada en su propio mercado por la estadounidense.
De la Vega destacó que los productores de Estados Unidos podrían llegar con precios atractivos a México debido a que tienen menores costos en granos, además de los apoyos gubernamentales, menores tasas y mayores economías a escala.
“Los aranceles de China trae retos y oportunidades, y el reto va a ser que si gravan la carne de cerdo americana y se hace menos competitiva, puede generar sobreoferta en México porque hay excedentes en Estados Unidos”, expuso.
Cifras del Departamento de Agricultura de Estados Unidos muestran que las condiciones están dadas para que los estadounidenses busquen reemplazar a China en otros mercados.
Para el 2018, estima que los corrales de ganado bovino y porcino de su país alcanzarán niveles máximos desde el 2009 y 1960, respectivamente.
Y en producción de carne prevé un récord de 12 millones 448 mil toneladas en res y de 12 millones 188 mil toneladas en cerdo, en ambos casos los más altos desde 1960.

¡Participa con tu opinión!