Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 6-Sep.- El huracán más potente jamás registrado en el Atlántico desató ayer su furia en su paso por las Antillas Menores, mientras enfilaba hacia Puerto Rico, la República Dominicana, Haití, Cuba y Florida.
Sin que se pudieran cuantificar con exactitud los daños, los reportes iniciales de “Irma” apuntaban a un panorama devastador en varias de las islas.
Gaston Browne, el Primer Ministro de Barbuda, que fue atravesada por el ojo del huracán, describió daños masivos: cerca del 90 por ciento de los edificios fueron destruidos, aseveró.
Asimismo, sostuvo que aproximadamente 840 personas se quedaron sin hogar, cifra que representa el 60 por ciento de la población.
A pesar de que Browne descartó decesos, la Oficina Nacional de Servicios de Desastres informó de al menos un fallecido.
La cifra de muertos en las Antillas ascendió a al menos ocho ante las distintas tragedias reportadas en el día.
En la isla francesa de San Martín, el Aeropuerto Internacional Princesa Juliana, el tercer aeródromo con mayor número de pasajeros del Caribe, resultó severamente dañado por el paso del huracán.
También los cuatro edificios más resistentes del territorio fueron derribados a causa de la tormenta, informó Gerard Collomb, el Ministro del Interior francés.
“Esto significa que, muy probablemente, el resto de los edificios más rústicos estén total o parcialmente destruidos”, lamentó.
El Gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, calificó la tormenta como algo nunca visto en la isla.
“Tenemos que prepararnos para lo peor. Si no lo hacemos, podría ser devastador”, expresó.
Las fuertes lluvias de “Irma” dejaron a 900 mil personas sin electricidad ayer por la noche y obligaron a 14 hospitales a usar generadores alternos para mantener la energía.
Otros funcionarios puertorricenses señalaron que al menos 2 mil personas estaban albergadas en los casi 500 refugios en Puerto Rico ante el paso del ciclón al noreste de la isla. Los ciudadanos fueron instalados en escuelas, habilitadas como alojamientos seguros, según reportó la Policía nacional.
Por su parte, el Gobierno de República Dominicana suspendió la actividad laboral, tanto pública como privada, para hoy en todo el país ante la amenaza de “Irma”.
El huracán, de categoría 5, presenta vientos sostenidos de 295 kilómetros por hora durante un período de tiempo más largo que cualquier otra tormenta registrada en el Atlántico, y según el pronóstico del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, su trayectoria apunta a las Bahamas para el viernes, y se espera que gire hacia el norte rumbo a Florida la tarde del sábado.
El país vecino, que apenas intenta recuperarse de los masivos daños provocados por “Harvey” en Texas, se prepara ahora para afrontar el avance de otro fenómeno de envergadura similar por su territorio.
Cálculos de la Universidad Estatal de Colorado estimaron que la energía generada por “Irma” hasta anoche era el equivalente a la suma de todos los huracanes en el Atlántico durante el año 2013.
El Gobernador de Florida, Rick Scott, declaró el estado de emergencia -medida que fue replicada por las autoridades de Georgia y las Carolinas-, y ordenó realizar evacuaciones obligatorias a medida que la tormenta avance.
“Podemos reconstruir casas, pero no resucitar personas”, advirtió Scott.

Peligra Mar-a-lago
La Casa Blanca informó que se aprobaron declaraciones de emergencia para aquellos territorios que están en el camino de “Irma”, como Palm Beach, Florida, en donde se encuentra el resort Mar-a-lago, del Presidente Donald Trump.