Desata euforia, aun sin canto

LAS VEGAS.- Con un “Thank you Vegas, ¡muchas gracias y arriba México!”, así concluyó Enrique Iglesias su segunda presentación en Las Vegas durante el fin de semana dedicado a la Independencia de México.
Fue una hora y media de show en la que el cantante emocionó a los presentes en el Colosseum del Caesars Palace, la noche de este sábado.
Y Enrique salió con una actitud eufórica, corría de un lado a otro y claramente se notaba que se apoyaba en pistas.
Más que cantar, algo que trató de hacer en varias ocasiones, el español parecía un animador del público con el que interactuó durante casi todo el show.
Les tocó las manos, a unas les dio beso, se dejó abrazar por quienes lograron acercarse a un extremo del escenario y hasta les regaló su sudadera.
De su actitud y ánimo no podía haber queja, no así de su canto. Porque además las canciones las cantaba a medias, dejando que la gente las coreara.
Sin embargo, eso no fue inconveniente para que la mayoría de los aproximadamente 4 mil asistentes se emocionaran con su actuación. (Fidel Orantes/Agencia Reforma)