Moisés Ramírez
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Empresas nacionales están dispuestas a comprar semilla de girasol para producir aceite y otros derivados, pero aunque algunos estados tienen las condiciones para desarrollar este cultivo las desaprovechan, aseguró Alberto Anzaldúa Zúñiga, director de la empresa Anzú Genética Seeds.
El especialista en la siembra de esta oleaginosa dijo que es ampliamente recomendable por dos motivos básicos: la rentabilidad y la fertilidad que deja en la tierra al ser utilizada como una opción adicional a los cultivos que tradicionalmente siembran los agricultores mexicanos.
Detalló que mientras una tonelada de sorgo es pagada en unos 2 mil 800 pesos la tonelada, la semilla de girasol alcanza una cotización de hasta 7 mil pesos por el mismo volumen.
Cifras de la Secretaría de Agricultura (Sagarpa) refieren que el año pasado la tonelada de sorgo cotizó en un promedio de 3 mil 154 pesos por tonelada, y que el girasol promedió en un valor de 5 mil 476 pesos.
Detallan que en los estados de Durango y Guanajuato la oleaginosa alcanzó los 7 mil 012 y 7 mil 192 pesos por tonelada, respectivamente.
Anzaldúa Zúñiga, mexicano y quien produce girasol en Waco, Texas, aseguró que las tierras del norte de México tienen el mismo potencial que las del sur de Estados Unidos.
Aunque ha promovido este cultivo en algunos estados del norte del País a la fecha la respuesta ha sido casi nula a pesar de que México importa 80 por ciento de la semilla utilizada para producir aceites y otros derivados para consumo nacional y de exportación, destacó.
“En Nuevo León hay municipios como Terán, Anáhuac y Bravo donde se pueden hacer buenos proyectos y en otros estados ya se está haciendo pero se puede lograr más”, dijo.
A partir de 2010 la siembra de girasol en México comenzó una tendencia al alza hasta alcanzar una superficie de 16 mil 063 hectáreas en 2015 y una producción de 14 mil 398 toneladas en 12 estados, según Sagarpa.
Pero en 2016 la superficie sembrada y producción comenzó a bajar. En 2017 quedó en 7 mil 216 hectáreas y 8 mil 862 toneladas.
En tanto, las importaciones de girasol crecieron 34 por ciento para alcanzar un volumen de 28 mil 393 toneladas, la cantidad más alta desde el 2013.