Poco después de las 9:30 del martes, se recibió un reporte de amenaza de explosivos originado en una escuela primaria al oriente de la ciudad. Los uniformados se dirigieron al colegio ubicado en la calle Las Norias del fraccionamiento Ojocaliente, en el cual fue necesario desplegar al grupo K9 de binomios caninos, con el fin de detectar las presuntas bombas.
Pero antes, los uniformados tuvieron que desalojar a 436 alumnos y 12 maestros con apoyo de dos conserjes. Al lugar también arribaron bomberos del municipio para atender cualquier tipo de riesgo derivado de la amenaza de bomba.
Tiempo después de que el grupo especializado de la Policía Municipal no logró detectar explosivo alguno, esto tras haber realizado un exhaustivo barrido por toda la escuela, se pudo corroborar que se trataba de una falsa alarma
Finalmente, la directora de la escuela, de nombre Juana Díaz Ramos, agradeció a las autoridades la pronta respuesta ante esta situación que terminó como una falsa alarma por una llamada de mal gusto que realizó un irresponsable ciudadano a los números de emergencia.