Elementos del Grupo de Operaciones Especiales de la Policía Estatal desactivaron una protesta de operadores de camiones urbanos, que tomaron desde las seis de la mañana la avenida Madero. Se trató de un grupo de personas entre las que se encontraban trabajadores del volante, mujeres y hasta niños, que se manifestaron en contra de las medidas implementadas por las autoridades estatales en materia de movilidad.

Con leyendas escritas en pancartas, mantas y en las ventanas de los camiones, los manifestantes solicitaban diálogo con las autoridades, inclusión en financiamientos y libre vía para trabajar.

Luego de varias horas de afectación a la vialidad, se fueron incorporando elementos estatales, equipados con escudo, tolete y casco, al tiempo que un grupo de grúas se aproximaba. La respuesta de parte de los manifestantes no se hizo esperar y a base de presión lograron que autoridades estatales frenaran momentáneamente su intención de retirar las unidades.

El secretario de Seguridad Pública Estatal, Porfirio Sánchez Mendoza, pretendió entablar un primer diálogo con trabajadores del volante y concesionarios, a quienes se les garantizaba su libertad a expresarse, solicitando que dejaran al menos un carril habilitado para el paso de vehículos en las calles cerradas por la manifestación, acción que no se logró finalmente.

Posteriormente, un contingente de elementos antimotines procedió a ocupar posiciones, en la espera de la indicación para poder actuar. Tras recibir la orden, los policías fueron avanzando hasta encararse con un grupo de personas, lo que provocó una serie de disputas, resultando varias personas detenidas.

Tras dicha acción, las autoridades pudieron remolcar la primera unidad con una de las grúas que esperaban. La acción de los policías contra manifestantes se repitió en algunas ocasiones, logrando poco a poco disuadir a los manifestantes. El resto de las unidades fueron retiradas por los propios choferes, con lo que alrededor de las 11:00 horas, la circulación sobre Madero fue abierta.

Por su parte, el secretario general de Gobierno, Enrique Morán Faz, avaló el actuar de los policías estatales, quienes lograron la detención de 12 personas en total, mismos que fueron presentados ante el agente del Ministerio Público del Fuero Común. Además, 7 unidades urbanas fueron trasladadas a la Pensión.

Autoridades estatales anunciaron que en breve se lanzará una segunda convocatoria, para que concesionarios del transporte público urbano puedan acceder al financiamiento para el enganche de nuevos camiones, recurso que será otorgado a fondo perdido.