Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El cese total de las obras en Texcoco del que habría sido el Nuevo Aeropuerto Internacional de México implica que entre 77 mil y 83 mil millones de pesos provenientes directamente del erario público, fueron asignados a construir únicamente una enorme mancha de concreto.
Entre 2014 y 2017, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) recibió 77 mil 560 millones de pesos de recursos fiscales provenientes de subsidios, ayudas y transferencias del presupuesto de inversión del gobierno federal, de acuerdo a las respectivas cuentas públicas y los estados financieros de la empresa paraestatal.
El dinero fue usado para capitalizar a GACM, que transfería dichos recursos al fideicomiso que concentra todos los fondos para el NAIM.
Además, para 2018, estaban presupuestados 5 mil 813 millones adicionales de recursos fiscales para GACM, lo que llevaría la cifra total a 83 mil 373 millones de pesos.
Hasta el momento, se desconoce el monto de recursos fiscales enviados a GACM en 2018. Sin embargo, en los años previos, el monto original presupuestado siempre fue rebasado hasta en 400 por ciento, para incrementar la inversión en las obras en curso.
Este dinero fue aportado por los contribuyentes de todo el País mediante el pago de sus impuestos federales, y es independiente de los recursos que GACM obtuvo por Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA) de la actual terminal capitalina, que solo tienen que erogar los pasajeros con boleto comprado.
La TUA le reportó al fideicomiso del NAIM casi 42 mil millones de pesos adicionales en los años 2016 y 2017.
Al cierre de septiembre de 2018, el fideicomiso para el NAIM tenía disponibles 115 mil millones de pesos, pues ahí también se concentraron recursos provenientes de colocación de bonos de deuda por 6 mil millones de dólares, y de títulos de Fibra E por otros 30 mil millones de pesos.
El actual gobierno podrá usar el fideicomiso para sus proyectos del nuevo aeropuerto en Santa Lucía y modernización del actual, pero también tendrá que enfrentar el finiquito de 132 contratos valuados en casi 145 mil millones de dólares del NAIM en Texcoco, en los que puede haber conflictos con las empresas sobre los montos que se adeudan.
El proyecto de largo plazo era que el NAIM en Texcoco sería autofinanciable, gracias a la TUA de sus pasajeros y el cobro de rentas por múltiples servicios y locales.
Según anunció AMLO, los trabajos de construcción en la base militar de Santa Lucía iniciarán en enero mediante la elaboración de los estudios necesarios para una nueva terminal aérea. Además, precisó que las obras propiamente de construcción arrancarán a mediados del mes de marzo.