Maestros del CBTIS 281 denuncian que su directora ejerce acciones de autoritarismo y nepotismo que generan inquietud tanto en docentes, alumnos y padres de familia. Piden la intervención de la delegación de la SEP y del SNTE para poner freno a ello y hacer valer lo que marca la reforma educativa en cuanto a la forma de asignación de plazas mediante la idoneidad, que consideran que no se está cumpliendo.
Un grupo de maestros del CBTIS 281 denunciaron la situación de incertidumbre que priva en el plantel hacia los docentes, quienes señalan que desde que la actual directora, Belén Díaz Soria asumió el cargo en el 2014 ha originado un ambiente de autoritarismo y nepotismo.
Los maestros comentaron que en la asignación de plazas, en el ciclo 2016-2017 llegó una maestra con 40 horas, cuyo lugar nunca fue convocado, y tras indagar detectaron que se trata de la hija de la directora de nombre Nayeli Rodríguez Díaz, situación que consideraron como grave, al puntualizar que la maestra Belén Díaz se está burlando de los profesores, de la institución, de los alumnos y de los procedimientos.
“Esa plaza nunca se convocó y la reforma educativa es muy clara, si un servidor público hace un mal uso de una plaza o de un nuevo puesto tendrá sanciones administrativas y lo marca la ley federal del trabajo y la ley federal de educación”.
Adicional a ello comentaron que los docentes están siendo obligados a ser evaluados y al momento de entregar las evidencias a la dirección y al hacer el examen, no son subidas las evidencias a la plataforma, lo que genera que aparezcan como no idóneos o reprobados. Ello, dicen los quejosos, los ha orillado a tener que ampararse jurídicamente para no verse afectados laboralmente.
Los maestros señalaron que esta situación ha afectado también a los estudiantes a quienes se les condicionó su permanencia en el plantel al pago de la cuota voluntaria de 1,800 pesos. Y a los de nuevo ingreso se les pidió que compraran una banca porque el salón que iban a ocupar es nuevo y no se había equipado o de lo contrario no podrían entrar a la escuela. Igualmente indicaron que se solicitó a los alumnos un paquete de 500 hojas bond y quienes no las llevaran se les cambiaría de turno o se les condicionaba su lugar.
“De hecho un padre de familia no pudo pagar la cuota voluntaria de 1,800 pesos y la niña de quinto semestre se despidió llorando del grupo porque como no pudo pagar el señor y se tuvo que salir. La chica tuvo materias reprobadas, las pagó y las pasó y el pretexto que le dieron fue que no pasó las materias, pero el personal administrativo no subió las calificaciones a tiempo. El error fue administrativo y además fue el pago de la cuota, que no cubrió”.
Ante tal situación, los maestros inconformes piden a la delegación de la SEP y al SNTE tomar cartas en el asunto, afirmando que dichas instancias ya tienen conocimiento de esta problemática que acontece en el plantel y hasta el momento no han hecho nada, por lo que piden que se ponga freno a ello.

¡Participa con tu opinión!