Reprueba el Colegio de Abogados del Estado de Aguascalientes a aquellos profesionistas que prácticamente “alquilan su cédula” para que terceros ejerzan la profesión, tengan conocimiento de ésta o no, declaró su presidente Rogelio Ruiz Esparza Gómez.

Enfático expuso que el código de ética de la agrupación es claro y dicta sanción, en su caso exclusión y de haber delito, la denuncia ante las autoridades para que se proceda en consecuencia.

En entrevista, sostuvo que sin ser una práctica generalizada, sí hay abogados dispuestos a prestar su nombre, su despacho y el prestigio del gremio avalando acciones de terceros que sin ser profesionales del derecho actúan como tales, asesoran y con mínimos conocimientos y prácticas infundadas ejercen la profesión.

Advirtió que su actuación se da principalmente en las ramas civil y penal, con pseudoabogados que suelen apostarse afuera de los juzgados o en las instalaciones de los palacios de Justicia Civil y Penal, pues andan “a la caza” de clientes ya que desarrollan habilidad para embaucar personas angustiadas por alguna controversia en esas materias.

Otro de los campos favoritos de estos pseudoprofesionistas son los despachos y agencias de cobranza extrajudicial, donde el común denominador cuando no hay un procedimiento para la recuperación de cartera vencida, es la intimidación, la amenaza contra el deudor e incluso los más osados simulan diligencias y usurpan investiduras de autoridad haciéndose pasar como actuarios.

Esto último ya quedó tipificado en el Código Penal de la Federación y quizá la práctica haya disminuido un poco, no obstante aún es una práctica recurrente en todo el país.

En ese sentido, Ruiz Esparza Gómez lamentó que la práctica de pseudoabogados persiste y consideró difícil que desaparezca, reiterando la propuesta del gremio en el sentido de que es la colegiación un filtro que permitiría excluir a todos aquellos que ejercen la profesión sin haberla estudiado.

¡Participa con tu opinión!