Alfredo González González, secretario general de la Federación de Trabajadores de Aguascalientes (FTA), afirmó que el Gobierno Federal tiene instrumentos para subsidiar los precios de la gasolina, como bajar la tasa del Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS), esto, porque de diciembre del año pasado al presente el combustible se ha encarecido en casi un peso por litro, pues se vendía en promedio a 16.50 pesos y ahora está a 17.50 en la mayoría de las estaciones.
Recordó que un alza en los energéticos podría desencadenar una espiral inflacionaria, pues a raíz del gasolinazo de enero de 2017, se registró un fuerte impacto en la inflación, principalmente en la canasta básica; “mientras que en lo general hablamos de (una inflación del) 7%, en la canasta básica lo que se ha incrementado es un 17%”.
Alfredo González comentó que la Federación debería de analizar el sacrificar la recaudación por la vía impositiva y apoyar a los trabajadores, pues hay una grave pérdida en el poder adquisitivo debido a que los precios “están por las nubes”, y un nuevo gasolinazo podría agravar la situación.
Apuntó que para paliar esta situación, en la negociación de los contratos colectivos de trabajo están tomando como punto de referencia el alza en los productos de la canasta básica, que el año pasado fue del 17%; “si realmente se quiere conservar el poder adquisitivo de los trabajadores, tenemos que tener un instrumento de dos dígitos”.
Finalmente, el secretario general de la FTA manifestó que esperan acordar buenos ajustes salariales, porque hay una sobreoferta de empleo en la entidad, lo cual permite a la representación sindical negociar con los empresarios para que incrementen las prestaciones laborales, con la finalidad de conservar a sus trabajadores ya capacitados, con un mejor salario.