Abel Barajas
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 3-Abr.- El ex Gobernador de Chihuahua, César Duarte, se quejó ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos de ser víctima de “tortura psicológica”, por la persecución política que asegura ha emprendido en su contra el actual Mandatario estatal Javier Corral.
Asegura que las frases ofensivas y oprobiosas que Corral ha manifestado contra su persona, llamándolo ladrón, corrupto y delincuente, entre otros calificativos, han dañado su derecho a la salud mental.
“En reiteradas ocasiones me ha considerado una persona miedosa, y sí, el suscrito se encuentra en una inseguridad jurídica.
“Ya que al saberse un mero objeto de campaña política se ha transgredido mi integridad personal en su aspecto psicológico o moral, acreditándose el actuar de la autoridad responsable como actos de tortura, conducta prohibida por el derecho nacional y convencional”, consideró.
Duarte acusó que la actuación de Corral le ha generado afectaciones psicológicas y morales graves.
Corral informó, en tanto, que Duarte solicitó en Estados Unidos asilo político y por ello presentó una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos para intentar justificar su petición.
El ex Gobernador está en Estados Unidos con una visa temporal de seis meses, la cual expira en mayo, por lo que su estrategia, reveló Corral, es obtener una residencia permanente mediante la calidad de asilado.