cepilloEn México no hay ninguna pasta dental libre de flúor, sustancia que es altamente perjudicial para los niños menores de seis años, así lo advierte el Dr. Eric Solís Cerra, quien es miembro de la Asociación Dental Mexicana; “el error más grande que comenten los padres de familia es comprar a sus hijos la pasta dental de la princesita o el osito, sin embargo, todas ellas contienen arriba de quinientas partes por millón de flúor”, lo que, explica, produce manchas en los dientes de los infantes.

“Es un cambio muy importante que se está dando en todo el mundo para que los dentistas ya no empleen el flúor en forma de gel ni en espuma en niños menores de seis años.”

Menciona que un niño de esta edad nunca debe de ingerir dicha sustancia, pues su ingesta, principalmente durante la etapa de formación de los dientes, provoca la aparición de manchas amarillentas, cafés o blancas, dependiendo de la cantidad consumida.

¿Por qué si se ha detectado que dicha sustancia es dañina, no se han sacado del mercado pastas dentales que la contienen?

-El problema es que a pesar de que se le ha dicho al gobierno que deje la importación de ese tipo de pastas dentales para niños, no ha habido respuesta, por la burocracia.

¿Qué es lo que pueden hacer los padres de familia para proporcionarles aseo bucal a sus hijos?

-Existen muy pocos depósitos dentales en México, que se cuentan con los dedos de una mano, en donde consiguen las pastas dentales libres de flúor, y también va de acuerdo a la edad del niño: de cero a dos años, de dos a cuatro y de cuatro a seis; así que sí se pueden conseguir, sólo que falta información, ¿en dónde? En el odontólogo.

¿Estas pastas son más costosas?

-Definitivamente son más caras, pero el beneficio de usarlas trae sus ganancias a largo plazo.

Asimismo, explicó que se tiene una idea errónea sobre cuánta pasta dental deben usar los menores, pues indicó que en lugar de colocarla a lo largo de las cerdas del cepillo, se debiera de hacer de forma horizontal; “la cantidad debiera ser mínima, esto es para los niños; para los adultos es a lo largo de la fila de cerdas”.

Destacó que otro de los grandes mitos alrededor de la limpieza bucal de los niños es referente a la aplicación tópica de fluoruro que se lleva a cabo cada seis meses en el consultorio dental, pues se ha demostrado clínica y científicamente que no tiene ninguna acción terapéutica, los que sí la tienen son los barnices fluorados; “ahí se cae uno de los grandes mitos de la odontología y que muy pocos dentistas, incluyendo odontopediatras tanto en México como en Sudamérica y parte de Europa, ignoran”, datos que comentó no son actuales, pues desde el año 2006 se determinaron.