Marco Arellano
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.-Force India enfrenta serios problemas financieros, razón por la cual Sergio Pérez demandó a la escudería por 4 millones de dólares que no le han pagado, que ante esta y otras deudas, obligó al equipo a declararse en bancarrota.
La escudería con sede en Silverstone también enfrenta otras demandas, una de Mercedes -que le surte los motores- por 11 millones de dólares, y del patrocinador BWT (el agua embotellada que le dio color al auto), que exige el pago de 4 mdd de un préstamo, según el periodista Dieter Rencken.
El piloto mexicano señaló ayer en el Gran Premio de Hungría que la situación financiera de Force India era crítica y este día le cancelaron su sesión con los medios.
“En este momento la situación es crítica. No hay ningún secreto de que los problemas financieros han retenido al equipo bastante. Cuando miras los resultados, porque la Fórmula Uno es solo el resultado, ves que somos quintos en el campeonato de constructores y no puedes imaginar los problemas financieros que hemos tenido hasta ahora. Esto muestra el potencial que tiene este equipo”, explicó el miércoles el mexicano a los medios en el Hungaroring.
El jefe de operaciones de Force India, Otmar Szafnauer, dijo que no sabía por qué “Checo” había dicho eso y que era inminente la llegada de una inversión fresca, sin embargo Bob Fernley, director adjunto de la escudería, reconoció ya a la BBC que se encuentran en bancarrota.
Hace unas horas, la situación en el equipo se volvió crítica, pues Rich Energy, una compañía de bebidas energizantes, anunció que había alcanzado un acuerdo para inyectar 30 millones de euros para salvar (y posiblemente quedarse) al equipo. “Checo” Pérez y su representante Julian Jakobi, así como de Mercedes y BWT.
La declaración de bancarrota de la compañía permitirá que el equipo tenga la oportunidad de designar nuevos administradores antes del receso veraniego de la F1, además de que continúen operándolo ellos mismos y poder pagarles a sus acreedores.
Estas demandas también podrían tratarse de un movimiento orquestado por Mercedes para quedarse con la escudería y convertirlo en su equipo B.
Si al final Mercedes se queda con el equipo, el futuro del piloto tapatío podría ser el de quedarse donde está.
El copropietario y director de equipo, el hindú Vijay Mallya tiene problemas con la justicia de su país, quienes están intentando extraditarle desde Reino Unido para enfrentarse a los cargos de fraude, mientras un grupo de bancos hindúes busca recuperar más de mil millones de dólares en préstamos otorgados a Kingfisher Airlines, antigua propiedad de Mallya.