Eduardo Alfredo Perez Ruiz 
Agencia Reforma

CDMX.- Renunció por decisión propia, pero Mikel Arriola recibió liquidación y un finiquito del Gobierno cuando su jefe era José Antonio Meade, actual candidato presidencial del PRI.
El aspirante a gobernar la Ciudad de México ingresó el 1 de marzo de 2003 al Banco Nacional de Crédito Rural (Banrural), ahora Financiera Rural.
Se mantuvo como gerente de Cumplimiento Normativo hasta agosto de 2005, cuando ocurrió su primera salida.
Meade era director general entre el 1 de julio de 2003 al 30 noviembre de 2006.
“Me aceptan en Chicago y le renuncio a Meade y le digo ‘oye, jefe, aguántame porque me voy a estudiar otra Maestría y ojalá que de regreso me recibas otra vez'”, reconoció Arriola en una entrevista con REFORMA al inicio de la campaña.
Según documentación oficial, cuya copia tiene REFORMA, Arriola contaba con seguro de separación individualizado, además de prestaciones.
De acuerdo con un abogado laboral, liquidar o finiquitar de forma integra a funcionarios que renuncian es una regla no escrita.
La Ley Federal del Trabajo establece que el finiquito es el que se otorga en caso de renuncia voluntaria y no la liquidación, que se da en caso de despido o despido injustificado.
En su primera salida del servicio público, Arriola recibió 500 mil 679 pesos como liquidación.
Luego reingresó en agosto de 2005 como subdirector corporativo de Gestión Administrativa y laboró hasta el 31 de enero de 2007, cuando renunció de manera definitiva y se le otorgó un finiquito de 48 mil 380 pesos.
Entre estos periodos, Arriola estudió una Maestría en Leyes en la Universidad de Chicago, que se ubica entre las más caras del mundo con costos de unos 50 mil dólares al año.

¡Participa con tu opinión!