La LXIII Legislatura ha quedado a deber en varios aspectos; su falta de transparencia, poca aportación para el combate de la inseguridad y escasa articulación con otras instituciones, entre otras cosas, dejan mucho que desear de los diputados en funciones.

Así lo señaló el presidente de Coparmex Aguascalientes, Raúl González Alonso, quien reconoció que en el conjunto de parlamentarios habrá algunos más preparados y con buena voluntad.

Sin embargo, eso no alcanzó a permear en los 27 integrantes del Congreso local, donde conseguir información de su trabajo es todo un logro y conocer quiénes asisten y quiénes no a las sesiones de pleno “se convirtió en un secreto de Estado”.

En entrevista, aseguró que este sindicato patronal permanecerá atento a la labor que realicen al cierre de esta Legislatura que oficialmente se retirará a mediados de septiembre y quizá en un periodo extraordinario pudiera esforzarse por sacar adelante algo de lo mucho que tiene pendiente.

Pero además, reforzará esa observación y seguimiento para la legislatura que entrará en funciones en septiembre y que presentará una muy novedosa conformación de sus bancadas.

“Ahí, la expectativa sería que también trajera innovaciones importantes para aportar a la vida legislativa de la entidad, que trasciendan en mejores leyes y brinden mayores resultados a la población, desde luego”.

Raúl González Alonso dijo al respecto que la exigencia estará centrada en el cumplimiento a cabalidad de su función legislativa, pero también en que su coordinación en el trabajo sea para beneficio de la sociedad, no para el fortalecimiento de los partidos políticos de los que emanaron.

Además, que su labor sea articulada con el proyecto que se está desarrollando para la entidad, pues muchos de esos resultados que aún están pendientes para que Aguascalientes avance en el combate a la inseguridad, a la corrupción y en el fomento de su desarrollo económico y laboral, podrían cristalizarse con mayor efectividad con un buen trabajo legislativo.