José Antonio Mier Garza, presidente de la Asociación de Estacionamientos del Centro, aseguró que la mayoría de estos establecimientos operan por debajo de su capacidad, pues la mayor parte del tiempo no se llegan a ocupar ni siquiera la mitad de los cajones que tienen, lo cual ha ocasionado que tengan que reducir sus tarifas para atraer a los automovilistas.
Estimó que este tipo de negocios deben operar al 70% de su capacidad para que sean rentables, sin embargo, en la actualidad muchos automovilistas ya no ingresan a los estacionamientos; añadió que si bien los establecimientos que están mejor ubicados suelen estar llenos, el resto operan al 40% de su capacidad, por lo que cobran hasta la mitad de la tarifa autorizada por el Ayuntamiento de Aguascalientes.
Mier Garza comentó que otro problema es que existe una saturación de pensiones en el primer cuadro de la ciudad, pues muchas fincas viejas y deterioradas fueron derrumbadas para adecuarlas e instalar este tipo de negocios, por lo que en una sola cuadra pueden encontrarse varios de ellos.
Asimismo, mencionó que otro factor que desalienta a las personas a pagar por el servicio que ofrecen los miembros del gremio, es la poca capacidad de los agentes de vialidad para controlar a los automovilistas que estacionan sus unidades en lugares donde no deben, “por lo cual en muchas ocasiones la gente prefiere estacionarse en lugares prohibidos a sabiendas de que no serán sancionados”.
Para finalizar, el presidente de la Asociación de Estacionamientos del Centro dijo que por lo anterior, las autoridades deberían de implementar un programa de cero tolerancia, “pues hay más coches estacionados en raya amarilla que en estacionamientos, principalmente en calles como Colón, Madero y Rivero y Gutiérrez; y si no pueden, que mejor instalen parquímetros”.