Al reportar una pérdida de entre el veinticinco y treinta por ciento de choferes de taxi en los dos últimos años, el presidente de la AUGTEA, Óscar Romo Delgado, reconoció que de manera constante se enfrenta un conflicto en todos esos pasajeros que solicitan el servicio de alquiler afuera del polígono marcado por la autoridad y debe negociar un pago directo con el operador de la unidad.
El dirigente de las Agrupaciones Unidas del Gremio Taxista del Estado de Aguascalientes aseveró que al salir de la mancha urbana se procede a acuerdos entre particulares, y sin duda que se solicitan una diversidad de servicios hacia el norte del estado.
Indicó que el servicio de taxi en el estado es realmente barato con respecto a lo que se ofrece en otras entidades como la Ciudad de México y Guadalajara. Aquí una carrera que se cobra a 40 o 50 pesos, en la capital del país oscila en 80 a 100 pesos y en la perla tapatía es muy caro y lo cobran a más de cien pesos.
Dentro de la ciudad capital que se rige por el taxímetro se ofrece un servicio equilibrado en Aguascalientes, porque se mantiene el trabajo por parte de la población usuaria, pero los principales clientes para los concesionarios organizados en la AUGTEA se localizan hacia una diversidad de fraccionamientos como Casablanca y Villas de Ojocaliente.
En entrevista con El Heraldo, el dirigente concesionario señaló que la ciudad de Aguascalientes mantiene un crecimiento poblacional y habitacional, y ya existen algunas zonas que no están dentro del uso del taxímetro, donde se procede a una negociación desde el inicio del servicio para evitar desacuerdos entre las partes.
Por otro lado, Óscar Romo Delgado se refirió a la pérdida gradual de operadores de taxis en Aguascalientes y hasta el momento se habla del 30% del padrón, motivo por el cual se necesita de un ajuste tarifario por parte del Gobierno del Estado para apoyar a los ingresos del gremio y ofrecer mejores condiciones a los trabajadores del volante.
“Es indispensable mejorar condiciones para alentar a los operadores a que se comprometan más y mejor, ofreciendo un servicio de calidad y calidez a sus clientes, dejando malos hábitos de preguntar a dónde va y si le conviene para ofrecer el servicio o no. Esas actitudes son indispensables sacar de esta actividad para conquistar al mismo tiempo a más usuarios”, enfatizó.
Por último, sostuvo que el sector taxista debe ser amable con sus clientes y prestar un excelente servicio, porque sólo así se podrá justificar una mejora tarifaria.