Diana Baptista
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 24-Dec-2017.- Por segundo año consecutivo, dueños de estancias infantiles de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en 29 entidades del País reclamaron que no cuentan con recursos para cerrar el año.
Salvo en San Luis Potosí y Campeche, Grupo REFORMA constató retrasos en el pago de los subsidios correspondientes a noviembre, los cuales debían depositarse, a más tardar, el 15 de diciembre.
“Hay que pagar aguinaldos, sueldos y alimentos. La mayoría de las estancias siguen operando. Todo tenemos detenido, algunas hemos tenido que pedir préstamos para solventar nuestros compromisos”, explicó Sonia, dueña de una estancia infantil en Nuevo León, la cual cuenta con cinco empleadas.
La delegación de Sedesol en el Estado de México informó a los afectados que enfrenta un ambiente controlado por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), por lo cual los recursos aún no son depositados.
“El sistema se encuentra parcialmente cerrado para que el trámite pueda llevarse a cabo. Dependemos de que la instancia referida lo aperture”, informó la delegación.
Según los afectados, las delegaciones federales en el resto del país también alegaron que la Tesorería de la Federación aún no libera los recursos, los cuales tardarían 48 horas en llegar a las cuentas de los dueños de estancias infantiles.
Ante ello, han realizado protestas en las oficinas de la Sedesol en la Ciudad de México, Hidalgo, Veracruz, Sonora, Guanajuato, Zacatecas, Tlaxcala y Oaxaca.
El miércoles pasado, la delegación federal en Querétaro avisó a los afectados que realizaría el depósito correspondiente a noviembre el viernes 22.
El programa Estancias Infantiles para Madres Trabajadoras proporciona subsidios de 900 pesos mensuales por cada niño entre uno y tres años, así como 70 mil pesos como apoyo inicial.

Se deslindan de daños
Dueñas de estancias en el Estado de México acusaron que, además del retraso en los pagos, la Sedesol se deslindó de los daños a la infraestructura causados por el sismo del 19 de septiembre.
Un oficio firmado por la coordinadora del programa, María Adriana Rodríguez Llera, informó que las estancias con afectaciones solo podrán prestar servicios si cuentan con reparaciones y dictámenes de seguridad por parte de Protección Civil.
“Cuando fue lo del temblor y hubo estancias dañadas, ellos se lavaron las manos diciendo que uno tenía que cubrir todos los gastos de reparación y sólo daban una semana para hacerlos”, reclamó Elsa, afectada en el Estado de México.