Una corona fúnebre y dos cabezas de cerdo colocadas en hieleras, fueron dejadas al exterior de un salón de fiestas, ubicado sobre segundo anillo, en Lomas de Santa Anita. Junto con los restos animales fue colocada una cartulina. En diversos medios de comunicación se reportó que se trataba de cabezas humanas, lo que fue descartado de manera oficial. En el lugar se registró una intensa movilización policiaca, sin que se lograra ninguna captura. Autoridades ministeriales investigan el caso.