Mario Alberto Rivera Gaona 
Agencia Reforma

Después de 8 años viviendo en el sótano de sus padres, Michael Rotondo dejó su hogar.
Un juez de la corte suprema estatal de Nueva York ordenó al hombre de 30 años mudarse de la casa de sus padres, luego de una batalla legal, según el diario británico The Guardian.
Acusar a su hijo por medio de la corte fue el último recurso de Christina y Mark Rotondo, para sacar a su hijo del hogar.
Durante meses enviaron cartas formales a Michael para pedirle su salida.
“Michael, después de una conversación con tu madre, hemos decidido que debes irte de esta casa inmediatamente. Tienes 14 días para desalojar. No se te permitirá regresar. Tomaremos todas las medidas necesarias para hacer cumplir esta decisión”.
Sin embargo, Rotondo hizo caso omiso a la carta, hasta que recibió un segundo documento.
“Michael Joseph Rotondo, usted queda desalojado por este medio”.
Los padres del hombre incluso intentaron pagarle mil 100 dólares a su hijo para encontrar un lugar para quedarse y le instaron a encontrar un empleo.
No fue hasta abril que el matrimonio acudió a un juzgado local para librarse de una vez por todas de su hijo, por lo que fueron canalizados al tribunal supremo del estado para exponer su caso, el cual fue atraído el martes pasado.
A pesar de recibir su orden de desalojo por parte del juez, Michael Rotondo aprovechó su tiempo en la corte para pedir a los medios de comunicación una entrevista al salir del tribunal.
El hombre aseguró vivir en el sótano donde tenía su propia habitación y también dijo tener su propio negocio, aunque no dio más detalles al respecto.