La Asociación Estatal de Padres de Familia anticipó ayer que en el último trimestre del ciclo lectivo 2019-2020 se realizará un estudio socioeconómico de la región en donde operan las escuelas y de esta manera se conozca la cantidad que puede ser aportada voluntariamente por los papás a favor de las necesidades de los centros escolares de sus hijos.

Se aplicará una encuesta en cada uno de los planteles educativos por parte de las asociaciones de padres de familia para lograr un acuerdo con bases reales y este mecanismo que se aplicará por primera ocasión se repetiría subsecuentemente si logra sus objetivos de dar transparencia y facilitar los acuerdos entre los paterfamilias.

Viridiana Amaya Guerrero, presidenta de la AEPF, señaló que una constante es que los papás no logran ponerse de acuerdo en el uso y manejo de los recursos aportados para el beneficio de las escuelas de sus hijos. “Los padres deben hacer consciencia de que las autoridades educativas aportan la infraestructura, pero no para mantenimiento o recursos de oficina y papelería”.

Asimismo, los papás deben saber que los niños requieren siempre materiales de apoyo, los cuales se hacen posible a través de las mesas directivas de padres de familia que han sido constituidas en cada una de las escuelas.

Aunque existe el apoyo del PROAGE que aporta 200 pesos por estudiante, dijo que los papás son una fuerza para solventar aquellos gastos académicos y eventos sociales que se desarrollan en los planteles educativos, si bien en este último aspecto se tiene la firme convicción de desalentarlo y enfocarse a otros rubros que favorezcan al desarrollo de los estudiantes.

De igual modo, informó que para evitar problemas al interior de las mesas directivas de padres de familia, se continúa con intenso programa de capacitación para que sepan utilizar los recursos aportados por las mamás y los papás de los niños que acuden a los diferentes planteles educativos del estado.

Desde el pasado mes de mayo a la fecha, tiempo que lleva al frente de esta Asociación Estatal, Viridiana Amaya Guerrero dijo que el factor más recurrente ha sido la falta de información en las mesas directivas, porque los papás no saben qué hacer y cómo actuar al interior de las escuelas.