Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- “La marca no es mala”, afirmó la senadora del PRI, Diva Gastélum, sobre la posibilidad de que su partido cambie de nombre como parte de un proceso de refundación tras los resultados del 1 de julio.
En entrevista, reconoció que el tricolor enfrenta un proceso complicado, no obstante recordó que atravesaron por situaciones similares en los años 2000 y 2006 y, afirmó la legisladora, los remontaron y salieron adelante.
“Los que han hecho algún mal uso son las personas; la marca no es mala como algunos candidatos quisieron usarla, entonces no compitan por la marca y ya”, expresó en la Cámara alta.
La semana pasada, la dirigente nacional del PRI, Claudia Ruiz Massieu, dijo a REFORMA que el proceso de reforma que está obligado a iniciar tras la derrota del 1 de julio podría llevar al PRI a reconsiderar su identidad ideológica e incluso a cambiar de nombre.
Gastélum dijo que el PRI está en un proceso de análisis y que, en todo caso, un posible cambio de nombre tendría que ser consultado a los órganos del partido, como son la Asamblea y el Consejo Político Nacional.
“Claudia Ruiz Massieu está haciendo toda una investigación, reflexión, análisis de todo lo que se está diciendo se debe cambiar; se está reuniendo con voces muy importantes, ex presidentes, comités directivos, la militancia.
“Creo que tiene el tiempo necesario para encauzar toda esta problemática que tuvimos y resolverla en menos de un año”, abundó.
Por separado, el senador del PRI, Enrique Burgos, subrayó que su partido debe hacer un análisis detallado y exhaustivo de que le ocurrió, incluida la posibilidad del nombre.
“No solamente el nombre, sería una parte, y habrá que calificar si efectivamente esa marca se agotó o la agotamos en la praxis líos políticos priistas, habrá que distinguirlo muy bien y valorarlo”, mencionó-